9 de abril de 2013 / 10:58 p.m.

Nueva York • América Latina crecería solo 3.9 por ciento anual en los próximos cinco años, pero podría alcanzar hasta el 6.2 por ciento con la adopción de mayores reformas estructurales, informó el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

"Independientemente de los que suceda en el mundo en los próximos cinco años, Latinoamérica debería enfocarse más en buscar más reformas estructurales", señaló Andrew Powell, coautor de un reporte del organismo.

Señaló que la región tiene "muy poco espacio" para políticas contracíclicas, (fiscal o monetaria) sin embargo tiene mayor margen para adoptar reformas en los sectores educativo y laboral, así como un incremento de la inversión en infraestructura, que impactarían positivamente el crecimiento.

Según el informe "Repensando las reformas: cómo Latinoamérica y el Caribe pueden escapar de un crecimiento global deprimido", el crecimiento global probablemente se vea deprimido en el próximo quinquenio al 4.5 por ciento en comparación con el 5.0 por ciento registrado ante de la gran recesión.

Anotó que la región europea registraría en ese período un crecimiento del 1.5 por ciento, mientras Estados Unidos crecerá "por debajo de su potencial", en tanto China desaceleraría su economía a un ritmo del 7.5 por ciento.

Señaló que el impacto para la región se vería reflejado en la pérdida de casi un punto porcentual en crecimiento en ese período, con respecto al 4.9 por ciento alcanzado antes de la recesión.

Según las proyecciones del BID los países "típicos" en Latinoamérica que implementen las reformas crecerían 1.5 por ciento por año, que tendría un efecto contagio que le daría a la región un "impulso extra de 0.8 por ciento.

Powell destacó que el crecimiento sería del 6.2 por ciento en lugar del 3.9 por ciento, "ligeramente más alto que el de los cinco países asiáticos de mayor desarrollo".

Apuntó que el impacto de las economías de Brasil y México no sería suficiente porque solo afectarían la distribución de crecimiento en 0.5 por ciento, "pero si los países crecen juntos el efecto contagio en términos porcentuales sería relativamente mayor".

Explicó que si bien, México y Brasil dominan en la región en términos de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB), el dominio es menor en el renglón de vínculos comerciales y otros a través de las economías latinoamericanas.

Refirió que el gasto presupuestal ha crecido en la región y los balances fiscales se han deteriorado, por lo que advirtió que la "exitosa política fiscal contracíclica" que respondió a la gran recesión, podría perder efectividad en los próximos años.

REUTERS