29 de enero de 2013 / 04:38 p.m.

Ciudad de México • La economía mexicana tendrá una suave desaceleración este año respecto al pasado y crecerá 3.5 por ciento, aunque con expectativas de que hacia delante la expansión sea mayor si se concretan las reformas estructurales que están pendientes, informó el Grupo Financiero Barclays.

En conferencia de prensa, con motivo de la presentación de las perspectivas económicas 2013, el economista en jefe de la institución financiera, Marco Oviedo, afirmó que las favorables expectativas del país de reflejan incluso en el mayor optimismo de los inversionistas hacia la nación.

Dijo que para que durante el sexenio del presidente Enrique Peña Nieto la economía mexicana tenga un crecimiento promedio anual de entre 5 y 5.5 por ciento serán fundamentalmente dos reformas: la energética y la fiscal.

En el primer caso, Oviedo expuso que es necesario ordenar a Pemex, hacerlo más eficiente, mejorar su marco normativo, darle mayor autonomía y arreglar su sistema de pensiones.

Añadió que además de esas modificaciones internas, se debe intentar una "probadita" para abrir al sector energético a la iniciativa privada en asuntos como el gas seco o shale.

Sobre la reforma fiscal, aseguró que si se quiere un sistema más eficiente y justo, se debe revisar el tema de la generalización del IVA, principalmente en alimentos, pues de gravar esos productos al 16 por ciento, el gobierno tiene la posibilidad de incrementar su recaudación entre 0.7 y hasta 1 por ciento más como proporción del producto interno bruto (PIB).

Si la administración federal desea aumentar la captación de impuestos a un tamaño de 2 por ciento del PIB, entonces deberá arreglar ineficiencias del ISR, combatir la evasión fiscal y hacer que municipios exploten su facultad de recaudar más por el gravamen del predial.

El economista en jefe de Barclays estimó que la inversión extranjera directa será de 15 mil 500 millones de dólares en 2013 y para 2014 alcanzará los 25 mil millones.

ALBERTO VERDUSCO