21 de enero de 2013 / 02:58 p.m.

México • En el presente año México tendrá que lidiar con dos escenarios extremos, una convulsionada economía global con una crisis sin resolver y un escenario doméstico de cambios estructurales que pueden representar grandes oportunidades de crecimiento y de buenos negocios.

El mundo está muy complicado, “"tenemos circunstancias inéditas, llevamos cinco años de crisis sin resolver, hay mucha gente desempleada que ha perdido su patrimonio, gobiernos con pocas posibilidades de financiamiento para salir adelante y programas de ajuste muy dolorosos"”, explicó Alejandro Valenzuela, director general de Grupo Financiero Banorte, en entrevista con Multimedios.

Sin embargo, en lo doméstico “"estamos muy entusiasmados con el ánimo, la fuerza y la coherencia con la que inició la presente administración, se han generado temas alentadores y puesto en marcha cambios estructurales de la mayor trascendencia, que pueden ayudar a México a enfrentar grandes temas pendientes en lo interno y el complicado escenario en el exterior.

“"México tiene hoy una condición muy particular, si hacemos la tarea, si los propósitos y programas que están caminando en esta administración y el Pacto por México logran resolver muchos de los cambios que han estado pendientes en los últimos 15 años, a pesar de la realidad tan complicada a escala global, el país puede diferenciarse y salir adelante"”, aseguró.

El directivo expresó que México es origen y destino para el grupo financiero que dirige, en “Banorte no tenemos otra opción que a nuestro país le vaya bien, queremos ser un catalizador y un apoyo para en forma responsable” atender el exhorto del presidente Enrique Peña de que la banca preste más y con mejores condiciones.

El mundo busca oportunidades, países exitosos donde la productividad y rentabilidad sean buenas; por ello es imprescindible que en México se concreten los cambios estructurales pendientes, pues de lograrse, a pesar de que el mundo está tan complicado, los flujos de inversión y las sociedades de crecimiento querrán estar en el país.

Las reformas fiscal y energética serán sin duda un aliciente y un elemento que mitigue la situación de inestabilidad que se vive en el exterior, aseguró Alejandro Valenzuela.

“"En la medida en que la economía mexicana sea más flexible, más productiva y más acorde a la realidad del movimiento productivo global, vamos a poder generar más oportunidades para todos; México es un país sobrediagnosticado, tenemos que pasar a la ejecución, ponernos de acuerdo, el presidente Peña Nieto está mostrando mucho liderazgo, ahora solo resta trabajar"”.

Valenzuela aseguró que 2012 para GFBanorte fue un buen año que buscará replicar en 2013; la labor prioritaria es llevar a buen puerto la fusión de Afore Bancomer, una empresa “grandotota” que hay que integrarla y sacarle todo el potencial del talento humano con que cuenta.

“"Las fusiones no son fáciles, implican mucho esfuerzo y conjugar visiones que no necesariamente son las mismas, culturas de equipo distintas; compaginar estos elementos lleva su tiempo, esta fue la experiencia al hacerlo con Ixe y Afore XXI, el resultado final fue tener un banco mucho más productivo."”

La segunda prioridad es enriquecer la oferta de la franquicia Banorte e Ixe con una plataforma tecnológica que permita ofrecer a nuestros clientes mejor servicio y productos con mayor valor agregado, esfuerzo que esperamos concretar a medidos de este año.

Cuestionado sobre si el crecimiento del grupo será en forma orgánica o a través de más adquisiciones, Valenzuela precisó que el equipo de trabajo Banorte tiene la obligación de estar muy atento a las oportunidades que se generen en el mercado.

“"Hace un año no teníamos claridad de la adquisición de Afore Bancomer y a final de cuentas se materializó; este año el crecimiento será prioritariamente orgánico."”

Banorte, dijo aún presenta un rezago histórico en materia de crédito al consumo, ahí se tiene que avanzar en la innovación y creación de productos que permita al banco ganar participación de mercado, pero también arropar con mayor intensidad a las Pyme, así como penetrar con mayor eficiencia en la penetración financiera, elementos fundamentales para el país.

“"Los bancos aún no han logrado tener una penetración importante, el agiotismo todavía es una figura relevante y muy lamentable, hay que trabajar duro para eliminarla, así como encauzar adecuadamente las necesidades de crédito en estados y municipios"”, precisó.

Finalizó, tras afirmar que México no tiene un problema de sobreendeudamiento, que hay algunos casos de localidades sobre apalancados, “"pero son asuntos que se pueden resolver rápidamente sin distraernos del enfoque principal que es el desarrollo y crecimiento del país."”

ENRIQUE VILLARREAL