27 de febrero de 2013 / 06:47 p.m.

 La Cruzada Nacional contra el Hambre que emprenderá el gobierno solo atenderá a una cuarta parte de la población con ese tipo de flagelo, pues de los 28 millones de pobres con alguna carencia alimentaria, el programa alcanzará a beneficiar a siete millones, aseguró el director del Centro de Investigación en Economía y Negocios del Tecnológico de Monterrey, José Luis de la Cruz.

En conferencia de prensa, el académico añadió que este proyecto adolece en la selección de municipios que participarán, pues del universo de 400 ayuntamientos que se encuentran contemplados en el programa, no todos se encuentran en situación de pobreza alimentaria.

En ese sentido, dijo que de los 400 municipios que serán parte de la cruzada, solo 197 de ellos tienen a 80 por ciento o más de su población con alguna carencia de básicos, es decir, únicamente 49 por ciento de los participantes.

Aunque el investigador consideró oportuno este plan del gobierno federal, dijo que difícilmente se resolverá el problema del hambre si se monta sobre los programas sociales ya existentes.

De la Cruz aseguró que si se quiere reducir el problema de pobreza en México es necesario elevar la tasa de crecimiento económico, generar más empleos formales y fomentar la inversión, y no solo dejar a los programas sociales esa tarea, pues estos solo transfieren recursos sin detonar ninguno de los elementos antes mencionados.

Agregó que se requieren más de 120 mil millones de pesos para atender la carencia alimentaria en la que se encuentran 28 millones de mexicanos.

El catedrático del Tec comentó que el gobierno debe evitar caer en la tentación de incrementar las tasas de los impuestos existentes, pues sería como meterse el pie, ya que afectaría a la población de menores recursos.

En caso de que se homologue el IVA a 10 por ciento y que incluya alimentos y medicinas, el experto señaló que la inflación podría crecer 3 puntos porcentuales adicionales ""y afectaría al sector más pobre de la población que destina 50 por ciento de su gasto a alimentos"".

En caso de que la generalización de ese impuesto fuera de 16 por ciento, el incremento en la inflación podría ser de 5 puntos porcentuales adicionales.

Respecto a las perspectivas económicas, el académico estimó que el producto interno bruto avanzará solo 2 por ciento anual en 2013, inferior al 3.5 por ciento que prevé la administración.

Dada la desaceleración económica mundial, proyectó una generación de empleos formales de solo 320 mil, así como una inflación de 3.9 por ciento y una inversión extranjera directa de 11 mil millones de dólares.

Respecto a la pobreza, José Luis de la Cruz estimó que cerrará con 61 millones de pobres por ingresos y 54 millones en condiciones multidimensionales.

— ALBERTO VERDUSCO