Martha Cedillo
14 de diciembre de 2015 / 12:48 a.m.

Para Damián Álvarez ver la final desde la banca fue más sufrido que haberla jugado.

“Lo logramos, que esto es fenomenal. Nunca sufrí tanto en mi vida, hicimos algo muy importante, agradezco el sacrificio a mis compañeros que dejaron todo, ante la presión mayor que fue dar vuelta el resultado.

No entendíamos por qué estaba pasando eso, pero en definitiva a veces las finales cuando se ganan de esta manera se disfrutan al doble”, reconoció el mediocampista argentino.

Álvarez reconoció que aunque hubiera preferido contribuir con el equipo a veces las cosas no se pueden, por lo que desde la banca aportó actitud a sus compañeros.

“Nunca dejamos de creer, la verdad uno siempre quiere estar en estos momentos, quiere aportar, pero creo que la buena vibra”, indicó.