REDACCIÓN | @MMDEPORTESMX
29 de noviembre de 2017 / 08:07 p.m.

Los Tigres sacaron un valioso triunfo de 1-0 sobre el América en el Estadio Azteca que los acerca otra vez a la gran final del final del futbol mexicano.

El gol de la diferencia en la “ida” de la ronda semifinal fue anotado por Juninho de tiro penal en el minuto 49.

De la mano de Ricardo Ferretti, el equipo universitario llegó a 13 partidos consecutivos sin perder en partidos de ronda semifinal.

Los felinos tienen la ventaja tras haber marcado en calidad de visitante, además de mantener el cero en contra.

Las Águilas acumularon tres partidos sin anotar en esta etapa de liguilla del Apertura 2017.

Tigres realizó un cambio con relación al cuadro titular que enfrentó al León en los cuartos de final al ingresar Enner Valencia por Jurgen Damm.

Después que en la fase anterior jugó sólo nueve minutos, el ecuatoriano ofreció un partido sobresaliente colaborando en la mayoría de los arribos al arco contrario.

Si el equipo de la UANL batalló para superar a los Panzas Verdes en los cuartos de final, anoche en la Ciudad de México se mostró como el 11 dominador de las últimas liguillas.

Tigres fue mejor que el América los 90 minutos aunque en la primera parte le faltó concretar alguna de las llegadas que tuvieron al arco de Agustín Marchesín.

La mala noticia para el conjunto regiomontano fue la lesión sufrida por el capitán Juninho a la altura de la ingle derecha que lo obligó a salir del partido desde el minuto 53.

El dominio ejercido por los felinos provocó abucheos del público en la tribuna para unas Águilas que adelantaron líneas en la parte complementaria pero que no alcanzaron a generar llegadas que inquietaran el marco de Nahuel Guzmán, salvo una tijera de Matheus Uribe que pasó cerca a seis minutos del final.

Hace cinco años, Oribe Peralta con el Santos Laguna evitó que se viviera una final entre los dos clubes regiomontanos pero ahora “El Cepillo” pudo hacer en el ataque de los capitalinos.

LA HISTORIA

Los Tigres generaron múltiples llegadas en los primeros 45 minutos que pudieron capitalizar.

Un error en la salida de las Águilas provocó la primera llegada de peligro apenas al 3’ cuando André-pierre Gignac decidió tirar con potencia al arco cuando tenía sólo en el centro del área a Eduardo Vargas.

En el minuto 13, Edu Vargas recibió un pase filtrado de Gignac para que el chileno sacara un tiro potente por abajo a la base del poste, que Marchesín sacó a tiro de esquina.

Enner Valencia generó otra llegada en una jugada individual con velocidad que terminó con un disparo de derecha que pasó cerca.
Sobre el final de la primera parte, Luis Rodríguez cortó” un balón para ceder a Vargas que caído la extendió a Gignac pero el tiro del francés fue desviado a tiro de esquina.

En el arranque de la parte complementaria se presentó la jugada del penal, generada otra vez por Enner Valencia.

El sudamericano llegó por el sector izquierdo, Bruno Valdez barrido para tratar de evitar el centro del ecuatoriano pero el esférico le pegó en la cara y luego en el brazo.

Cerca de la jugada, el árbitro Oscar Macías decretó la pena máxima que Junhino cobró con tranquilidad al centro al minuto 4 del segundo tiempo.

En el 69’ Enner Valencia realizó una gran jugada por derecha pero su centro que buscaba a Vargas en el corazón del área fue cortado Guido Rodríguez con una barrida.

En un remate de Hugo Ayala tras el cobro de un tiro de esquina, Marchesín desvió el balón con la punta de los dedos.

En la única llegada de peligro de las Águilas, el colombiano Matheus Uribe remató en una tijera que posó cerca, a siete minutos de concluir el encuentro.

Tras el resultado, Tigres está en una posición favorable para tratar de llegar a la gran final por tercera temporada consecutiva, y por quinta ocasión en los últimos siete torneos cortos.

DP