23 de abril de 2013 / 09:54 p.m.

Washington DC -Baltimore • Ben Bernanke decidió abstenerse de participar en la conferencia anual de la Reserva Federal en agosto, a realizarse en Jackson Hole, Wyoming, con lo que intensificó las conjeturas de que este año será su último como presidente de la Fed.

Jackson Hole ha sido desde hace mucho tiempo una plataforma notable para discursos de presidentes del banco central. Desde que asumió el cargo en 2006, Bernanke ha sido el orador principal cada año. En 2010, utilizó su discurso para señalar que la Fed podría lanzar otro programa de compra de bonos. Los precios de las acciones repuntaron en respuesta a sus declaraciones.

Su segundo mandato de cuatro años terminará en enero y ni él ni el presidente Barack Obama han indicado si Bernanke está interesado en un tercer período.

La reunión en Jackson Hole, patrocinada por el Banco de la Reserva Federal de Kansas City, se realizará del 22 al 24 de agosto. Un vocero de la Fed dijo el lunes que Bernanke no asistirá debido a un "conflicto de agenda personal", pero no proporcionó detalles.

Tim Duy, un profesor de Economía de la Universidad de Oregón y autor del blog FedWatch, dijo que la decisión de Bernanke sugiere que dejará el banco central en enero.

"Me pregunto si eso indica lo que todos creemos", comentó Duy.

Por ello probablemente todos los ojos en la conferencia estarán enfocados en la vicepresidenta de la Fed, Janet Yellen, considerada la principal candidata para suceder a Bernanke.

Obama designó como vicepresidenta a Yellen, quien previamente presidió la Reserva Federal de San Francisco. Yellen ha sido una partidaria elocuente de las políticas de tasas de interés bajas de Bernanke y su elección indicaría que el banco central continuaría esas políticas.

Si Yellen es la oradora principal en Jackson Hole este año, "eso simplemente confirmaría su estado de candidata principal", dijo Zach Pandl, un economista de Columbia Management, empresa de administración de activos.

Aproximadamente 140 presidentes de banco central, economistas, académicos y funcionarios de gobierno asisten a la conferencia anual, la cual cumple su 37mo aniversario.

AP