ROBERTO FLORES
3 de agosto de 2016 / 11:06 a.m.

Aunque como aficionado decidiría derrumbar el actual "Volcán" y hacer uno nuevo, el rector de la Universidad Autónoma de Nuevo León, Rogelio Garza, afirmó que va en buen camino el proyecto de la remodelación del Universitario.

Entrevistado después de tomarse la foto oficial del Club Tigres para el torneo de Apertura 2016, el rector dejó en claro que para el 50 aniversario de este inmueble, que será en el 2017, se tendrán buenas noticias.

"Yo soy Tigre también, y como aficionado, antes que funcionario o autoridad, pues también deseo un gran estadio, en mi protesta les dije que era muy práctico, tipo Estados Unidos, derrumbarlo y haz uno nuevo, esto como aficionado y seguidor.

"Hay que analizarlo, no es nada más cuestión de deseos, hay que sumar voluntades de todos, afición, gobierno del estado, empresa y nosotros como Universidad", expresó Garza.

La máxima autoridad universitaria dijo que las voluntades están dadas para que este sueño se haga realidad lo más pronto posible.

"No falta nada, estamos sumando voluntades en pláticas, hay muchas reuniones en las que estamos viendo esta posibilidad, no tenemos los tiempos para decir en tal fecha.

"El estadio el próximo año cumple cincuenta años y hacer algo como lo que está haciendo el Azteca (cumple 100), darle a la afición esa buena noticia y que sea algo para beneficio de todos.

.-Con la fecha del 50 aniversario, ¿la opción de un nuevo estadio quedaría un poco de lado?


"Si, así es porque un estadio no se construye de un día para otro, estamos echándole ganas, estamos en eso, viendo la factibilidad, hay mucha gente que está interesado a nivel nacional en que los consideremos para en momento dado sumarse al proyecto", reiteró.

Este año se cumplen ya 20 del convenio de trabajo entre la UANL y Sinergia Deportiva, al que le quedan 10 más y la idea de acuerdo al rector es que se pueda ampliar por más tiempo.

"Faltan 10 años para que se venza el contrato, pero yo también le estoy diciendo a Alejandro (Rodríguez) que y después de 10 años ¿qué pasará? A lo mejor harán un alto en el camino y ver si sigue el interés de seguir manejando el equipo.

"En la remodelación no es necesario ampliar el contrato, pero los inversionistas (para un estadio nuevo) en un momento te piden seguros,mal certeza, ahí es cuando hay que ver un nuevo contrato, pero no depende de nada de esto, es un protocolo, vamos bien, tengan confianza", puntualizó.