JAIR RAMOS | @jairmultimedios
31 de mayo de 2016 / 10:37 a.m.

Luego de vivir una experiencia de terror en Ciudad Victoria, Tamaulipas, Alan Pulido arribó por la tarde de este lunes a suelo regio para distraerse, descansar y olvidar de a poco el secuestro de un día que vivió en su ciudad natal.

Pulido fue presentado por las autoridades tamaulipecas a poco tiempo de ser rescatado de sus captores, después realizó trámites obligatorios y emitió su declaración sobre los hechos que vivió desde la madrugada del domingo pasado. Al concluir con esto, el jugador del Olympiacos de Grecia tomó un avión para llegar a Monterrey alrededor de las cinco de la tarde.

Sin pensarlo, apenas llego y Alan se trasladó a la casa que compró en el Estado de Nuevo León la cual se encuentra en el municipio de Escobedo, fue ahí donde fue visitado por algunos amigos y compañeros del ámbito del futbol quienes le mostraron su apoyo al delantero.

Felipe Ayala, representante del jugador y Jonathan Espericueta, elemento de Tigres, fueron algunos personajes que se pudieron observar en su llegada y salida de la colonia privada en la que vive Puligol.

Una fuente allegada al jugador mencionó que aún no es momento para que Alan emita algún mensaje o diera alguna declaración ante los medios de comunicación, ya que anímicamente no se encontraba del todo bien.

Se espera que Alan se mantenga en Nuevo León algunos días vacacionando, pero sobre todo tratando de borrar los recuerdos amargos que tuvo cuando fue secuestrado por horas en su ciudad, donde comenzó a jugar a la pelota antes de llegar a la cantera de Tigres, equipo con el que debutó como profesional.