18 de noviembre de 2013 / 02:59 p.m.

Caracas.- Para solucionar la inflación en Venezuela es necesaria más producción, para lo que hace falta respeto a la propiedad privada e incentivar la inversión en el campo, más que subsidios, advirtió hoy el economista Carlos Machado Allison.

"La política de subsidios implementada por el actual gobierno ha resultado insuficiente para revertir la agricultura de puertos y elevar la producción", precisó el profesor del Instituto de Estudios Superiores en Administración (IESA).

Machado Allison, experto en agro negocios, agregó al respecto que la decisión del gobierno está basada en tratar de combatir directamente la inflación bajando precios al consumidor, pero cree que tendrá poco efecto sin aumentar la actividad agrícola en el país.

"En otros países se subsidia el volumen y la productividad y no el precio, para que se genere estímulo a la producción y el uso de la tecnología, en Venezuela no ocurre así, por lo que seguimos siendo improductivos e importando todo lo que consumimos", recalcó.

Por otra parte, el analista destacó que la demanda de alimentos con precios regulados se ha incrementado en los últimos meses hasta dos y tres veces por encima de lo que las empresas pueden atender, y por eso no se consiguen los alimentos en los anaqueles de los abastos.

Explicó que en promedio, actualmente las empresas están en capacidad de cubrir el 40 por ciento de los pedidos que hace el sector comercial para el despacho de productos alimenticios que tienen precios regulados, lo que no se corresponde con la gran demanda.

"La demanda insatisfecha de productos controlados podría ser del 60 por ciento, porque algunas empresas no están produciendo a máxima capacidad y otras ya completaron su cuota de producción, pero no pueden ampliarla por las pérdidas que ello representa", dijo Machado.

Sostuvo que los bajos precios regulados, junto a una recuperación del poder adquisitivo por el alza salarial, han disparado el consumo en especial de carbohidratos, pero no de proteínas (carne, leche, huevos), que no se consiguen en ningún mercado.

Lamentó que gran parte del consumo en Venezuela se cubra con importaciones, debido a que la producción no aumenta al ritmo de la demanda, ni del crecimiento de la población.

El país pasó de unas importaciones anuales de rubros agrícolas y alimentos de mil 500 millones de dólares en 1998 a cerca de nueve mil millones de dólares en 2012, "un alza de 433.3 por ciento en 14 años", señaló el economista.

Notimex