9 de febrero de 2013 / 03:51 p.m.

Las ventas en el país sudamericano representan el 15% de EBITDA de la compañía; los títulos de la firma regiomontana cayeron en la Bolsa Mexicana de Valores 0.97 por ciento.

 

Monterrey.- Gruma podría dejar de ganar este año unos 2 mil millones de pesos debido al impacto que recibiría por la devaluación en más del 45 por ciento de la moneda venezolana (bolívar) estiman analistas.

Una vez que el gobierno venezolano anunció ayer la devaluación de su moneda, analistas bursátiles explicaron que este 2013 el EBITDA y ventas de la emisora que dirige Joel Suárez Aldana podría afectarse en un 6 por ciento, debido a las operaciones que tiene en el país gobernado por Hugo Chávez.

Previo a la devaluación, un peso mexicano era igual a 2.96 bolívares, pero ahora se redujo a 1.77 bolívares.

Durante el 2011 esta planta en ese país registró ventas por 9 mil 156 millones de pesos, mientras que se proyecta que en 2012 aumenten a 9 mil 918 millones de pesos.

La participación en ventas de Venezuela (de su unidad de negocio Monaca) es del 15 por ciento y también en EBITDA de Gruma.

“"Las ventas se van a caer 40 por ciento peor en proporción a lo que participa Venezuela"”, dijo uno de los expertos consultados y que pidió el anonimato.

Con esta situación también se prevé que lleve a un ajuste en el precio objetivo de la acción tentativamente en la misma proporción del 6 por ciento, señalaron expertos bursátiles.

Ayer el precio de los títulos serie B de Gruma cerró con una baja de un 0.97 por ciento y un valor de 41.79 pesos.

Gruma se estableció en 1993 en estas tierras del sur del continente americano, cuando adquirió el 50 por ciento de las acciones de Demaseca. En este país cuentan con 10 plantas que producen harina de maíz, de trigo, harina de arroz, avena, aceite comestible, entre otros.

Algunas de sus marcas son Robin Hood, Juana, Lassie y La Comadre, de acuerdo con el portal de internet de Monaca.

“"La manera que ganas en ventas es en volumen o por precio entonces tendría que estarle apostando (la empresa) a una estrategia comercial más agresiva de donde puedan incrementar el volumen y también negociaciones”".

Uno de los temas pendiente en Venezuela, también es el de una posible expropiación o una negociación en conjunto, pero actualmente no se ha dado seguimiento dado las condiciones de salud del presidente Hugo Chávez.

Sin embargo, de llegar a concretarse no prevén que represente un impacto fuerte para la compañía.

“Las negociaciones que tiene Gruma con el gobierno de Venezuela es llegar a tener una especie de joint venture y que los dos participen en la empresa, es decir que una parte sea para el gobierno y la otra para Gruma pero no hay nada cerrado.

“"Es algo que hay que tener en cuenta, los estimados que estamos haciendo, pues sí castigan un poco el crecimiento suponiendo el riesgo que se estén expropiando en las operaciones en Venezuela"”.

Ignacio Martínez Alanís, accionista de Gruma, explicó posterior a la asamblea general de Grupo Industrial Maseca (realizada ayer viernes) que no prevén un riesgo en el tema de una posible expropiación en Venezuela.

“"Los directivos de Maseca allá llevan buena relación con el gobierno y no creo que haya un problema, si liquidan a la compañía va a ser bien liquidada, no creo que lo vayan a ser a un precio inferior a su valor de mercado, o sea que no va a impactar mucho a la compañía”".

Comentó que aún no tienen noticias por la enfermedad del presidente Hugo Chavez: “"Nadie va a tomar una decisión (…) va a quedarse en statu quo hasta que regrese”".

Monex estima un crecimiento para Gruma en ventas superiores al 10% al cierre de 2012.

ALEJANDRA MENDOZA