25 de febrero de 2013 / 02:06 p.m.

La falta de recursos está agotando los accesos de nuevas medicinas en el sector público, señaló Carlos García, director general de Novartis en América Latina y Canadá.

En entrevista con MILENIO, el directivo del laboratorio suizo comentó que esa es una realidad que no solo vive México, sino varios países de la región, donde por cuidar los recursos sobrerregulan la selección de medicamentos para acceso público.

Por esta razón, la firma se ha visto obligada a generar esquemas de facilidad de pago para los gobiernos, como también a invertir más recursos en estudios sobre los efectos positivos y económicos de usar dichas innovaciones.

¿Es esencial para Novartis incluir sus productos en el IMSS?

Es uno de los factores más importantes, el canal tradicional (farmacias y tiendas) es el más fuerte donde participamos de forma activa, ya que representa 50 por ciento del mercado, luego están los seguros privados y las personas que por empleo tienen acceso a otras prestaciones de salud, lo que representa 20 por ciento, y el restante 30 por ciento es el gobierno.

¿El IMSS es solvente?

Vemos el tema con mucha preocupación, porque antes de mejorar va a empeorar por cuestiones de corte demográfico, generando más tensión dentro del sistema, eso evita que los principales objetivos de la salud de México tengan que ver con la convergencia y la confiabilidad, debido a que tenemos que ver la manera de hacer caminar esto, le conviene a los gobiernos, a nosotros y a la población en general. Es un problema de dimensiones enormes.

¿Cómo disminuir el costo de adopción de sus productos?

Les ofrecemos diferentes esquemas, como por ejemplo un programa donde se eligen a los pacientes que pueden recibir el tratamiento, es decir, de 50 mil personas que sufren de algún mal, primero son tratados con un medicamento más barato, los que sigan con la molestia se les dará el nuevo fármaco, pero ya no serán los 50 mil, ahora serán 10 mil, lo que produce menor gasto para el Estado.

¿Tienen deudas con ustedes?

Para explicar eso debo comentarte que el IMSS se maneja por pedidos a 250 puntos de acopio de medicamentos, y nos piden que mandemos los fármacos a los diferentes establecimientos, ninguna empresa te maneja ese tipo de logística, por lo que acudimos con distribuidores que puedan hacer ese trabajo, y sabemos que las clínicas tienen deudas con ellos. ¿Cuánto es? No lo sabemos, son convenios entre ellos.

¿Cuántos productos están por ser aprobados por el IMSS?

Tenemos en el proceso de inclusión seis productos, aunque sabemos que ha sido tardado por el tipo de revisión que hacen.

¿Qué tan difícil es la autoridad mexicana frente a otros países?

Por lo general los gobiernos enfrentan un dilema: por un lado quieren ofrecer acceso universal a la salud porque los pobladores lo piden, pero por otro tienen presupuestos limitados, que significa que entre más personas incluyan en el sistema, más presión genera en el capital de los países, por eso toman medidas de restringir más el ingreso de innovaciones buscando el costo-beneficio, lo cual explica la realidad de países como México y Brasil.

¿Cuál es su plan de inversión para estudios científicos en el país?

Este año estamos invirtiendo 3.7 millones de dólares en investigación clínica, en productos que sabemos la dosis y ahora solo se trata de replicarlos en muestras poblacionales de México con médicos reconocidos.

La firma prevé pérdidas a escala global, ¿cómo se ve México?

El panorama que tenemos para 2013 a escala mundial es 2 por ciento de decrecimiento contra el año pasado, el cual se explica exclusivamente por el término de la patente en Estados Unidos de Diovan, un producto cardiovascular para la hipertensión, el cual se perdió en agosto del año pasado.

La región en América Latina, donde está México, hay un fenómeno diferente, el efecto es inicuo, sin impacto, en Brasil y Canadá perdimos esa marca en 2010, por ende ese tema ya fue superado.

¿Qué tanto están apostando por Gilenya en México?

Gilenya es un producto muy importante que alcanzó en el mundo el estatus de blockbuster, que son todos los productos que logran ventas de un billón de dólares en un año y lo alcanzó en diciembre de 2012; no hay que perder de vista esto, esta fórmula es un producto que debe ser reembolsado por la seguridad social, lo tenemos a prueba con 160 pacientes en México. Si es aceptado por las listas del IMSS le representaría ahorros aproximadamente de 160 mil pesos por paciente al año.

 — ENTREVISTA POR AXEL SÁNCHEZ