20 de mayo de 2013 / 01:32 p.m.

La industria de las telecomunicaciones se opone a que la banda de 700 megahercios (MHz) sea administrada en su totalidad por una sola entidad, ya sea una empresa, el gobierno o un consorcio, por lo que propone dividirla para subastarla.

Miguel Calderón, vicepresidente de regulación de Telefónica México, aseguró que no tienen ningún inconveniente en que se construya una red mayorista y que entre un conjunto de firmas a construir esa red, pero le preocupa que los 90 MHz disponibles se les den solo a una empresa.

La propuesta de la autoridad en la reforma a las telecomunicaciones establece que sea el Estado, bajo la figura de una empresa público–privada, la que administre los 90 MHz disponibles en la banda de 700, con la finalidad de garantizar los servicios de internet de banda ancha para todos los mexicanos.

""Lo que nos preocupa es que se den los 90 MHz solo a esa empresa; pensamos que se podrían perfectamente licitar en bloques de 30 y no solo tener un consorcio, sino tres compitiendo entre sí, y en esos tres consorcios podrían participar quienes quisieran.""

Calderón aseguró que viene un boom en los servicios de internet, por lo que debido a que la penetración en México es baja, darle todo ese espectro a una sola empresa es igual a quitarle la oportunidad de acceso a esa banda a los operadores actuales.

Por su parte, Antonio Garza, vicepresidente jurídico de Nextel, advierte que el riesgo de que sea una sola empresa la que opere la banda de 700 MHz implica, además, cuestionamientos como el saber si, ya sea pública o privada, va a pagar derechos por el espectro que es considerado por las empresas como “la joya de la corona”.

""Si no los paga, entonces quienes usen ese espectro tendrán menos participación en un costo que todos los que sí hemos participado en una licitación tenemos; esas cuestiones pueden generar competencia desleal que no van a beneficiar a la sociedad"", dijo.

Otro ejemplo, indicó, es que se va a crear un ente monopólico, que deberá tener la regulación que le corresponda a un jugador con esas características y finalmente tenga acceso a infraestructura a la cual ningún otro operador tiene, lo que también genera competencia desequilibrada, y eso debe cuidarse para que la buena intención no sea contraproducente.

Para Alejandro Hernández, director general de telecomunicaciones de Televisa, es un contrasentido que una reforma que nace para tratar de dar mayor competencia y eliminar la dominancia propicie al mismo tiempo el nacimiento de un agente monopólico.

""Estamos en un negocio tecnológico donde el incentivo para hacer cambios es contar con la infraestructura que los permita, en este sentido no veo los incentivos para el uso de esta red"", afirmó.

Al respecto, Calderón comentó que el mundo vive una explosión en el uso de los datos, donde el video es la aplicación que viene con más fuerza, y esto va a consumir el mayor ancho de banda, por lo que el espectro actual será insuficiente, lo que hace más que necesario licitar esas frecuencias.

 — SUSANA MENDIETA