4 de febrero de 2016 / 10:27 a.m.

Roberto Hernández Jr. destacó a Ricardo Ferretti en su columna de hoy de Futbol al Día. Aquí te la presentamos:

'Tuca' 400

Tiene 398 juegos ganados.

Solamente dos más y entra en un Club muy selecto de los 400 ganados.

Salvo Nacho Tréllez, no recuerdo otro técnico que haya pasado de semejante cantidad.

Igual en la de partidos dirigidos, le faltan muy pocos para llegar y pasar de 1,000.

Estoy seguro que Tuca, ni suda ni se acongoja ante estos números de su carrera. No es del grupo vanidoso que presumen de estos números. Trabaja en pos de lo perfecto en un deporte tan imperfecto.

Primero Dios nos va a tocar vivir las dos conquistas, el triunfo 400 primero y el juego 1000.

No está al alcance de mi mano hacer un homenaje, festejo, o algo que merece Ricardo, pero en todos los programas que estén a mi alcance lo voy a hacer con gusto y orgullo.

Son bolas que no puedes dejar pasar por bobas.

Recuerdo algo muy doloroso.

Era jugador de Pumas cuando se retiró como futbolista y fue a dar a la dirección de las Chivas Rayadas cuando estas eran buenas.

El día del juego Pumas vs Chivas en C.U. a las 12 del día y en un lleno fenomenal de esos que ya no se dan, un aficionado Puma resentido, le aventó un pedazo de concreto que le pegó de lleno en la parte más alta del cráneo cayendo noqueado y sangrando. Hubo alarma.

Unos minutos después apareció con un impresionante vendolete que le cubría la parte dañada y sin voltear a ninguna parte fue a pararse a su lugar que como técnico del Guadalajara le correspondía.

Hoy, ganador y campeón, esos pedazos de concreto le siguen tirando desde el anonimato y sus pasos en el campo siguen campantes dirigiendo a un equipo que se ha convertido en lo mejor que hay en este momento en México.

Le vale madre las opiniones y campañas adversas, todas las contesta ganando, mucho más que perdiendo.

Y ese éxito, no lo toleran los mediocres.