10 de septiembre de 2013 / 12:03 p.m.

Monterrey • Aunque en el Paquete Económico para el Ejercicio Fiscal 2014 plantea que los estados podrán quedarse con el Impuesto sobre Nómina (ISR) que generen sus trabajadores y de los municipios, así como otros cambios, no existe la seguridad de que signifique un beneficio real para las entidades, señaló Carlos González Barragán, director ejecutivo del Centro de Investigación Económica Presupuestaria (CIEP), instancia civil integrada por expertos en temas económicos, finanzas y economía públicas.

“Los municipios sí pueden ganar, pero los estados no estamos convencidos si ganan o no, porque vía participaciones federales van a recibir un poco menos porque se van a quedar con el ISR”, dijo.

El paquete económico fiscal fue entregado este domingo por el presidente de México, Enrique Peña Nieto, y contiene la iniciativa de reforma hacendaria, iniciativa de Ley de Ingresos y el Presupuesto de Egresos de 2014.

Algunos de los beneficios que recibirán las entidades son: recursos del ISR que generen sus trabajadores, incentivos para los municipios que tengan mejor desempeño en la recaudación del impuesto predial -aunque éste último se aplicará a partir de 2015-.

“Quieren incentivar la recaudación local, sobre todo del impuesto predial a través de un incentivo para aquellos municipios que aumenten más su recaudación; esto es realmente pequeño, porque a todos los municipios se les garantiza el fondo general, son alrededor de 600 millones de pesos que se repartirían pero sería a partir de 2015”, explicó González Barragán.

Otra opción que se plantea en el paquete es delegar la potestad de cobrar el impuesto predial, principalmente de los municipios rurales, al gobierno del estado.

En contraste, una de las afectaciones, señaló González Barragán, es que desaparece el régimen de los pequeños contribuyentes (Repecos).

“Eran ingresos que recibían los estados y para compensar esta pérdida, la misma iniciativa contempla que los estados cobren algunos impuestos locales básicamente sobre eventos o eventos públicos, hay unas exclusiones como en teatro o circo, pero en todos los demás eventos los estados podrían cobrar hasta un impuesto de 8 por ciento del total de los flujos que tenga el evento”.

En materia de endeudamiento, indicó que se permitirá que las entidades federativas y municipios afecten hasta 90 por ciento de sus participaciones del Fondo General de Participaciones (FGP) y del Fondo de Fomento Municipal para realizar emisiones en el mercado de valores, así como tomar recursos de otros fondos para el pago de pasivos para el servicio de agua.

“Puesto que existen órganos operadores de aguas con adeudos en materia de derechos se propone poder afectar los ingresos del Fondo de Aportaciones para el Fortalecimiento de los Municipios y de las Demarcaciones Territoriales del Distrito Federal (FORTAMUN-DF) en caso de falta de pago superior a 90 días naturales”, señaló.

Respecto a la iniciativa de reforma hacendaria, indicó que ésta se quedó corta y que parece más bien con fines recaudatorios:

“Hay que ver si realmente es una reforma hacendaria o bien una miscelánea muy agresiva. Una reforma hacendaria implicaría hacer cambios por el lado del gasto, y la estructura de gasto se conserva prácticamente estable, entonces esto llama mucho la atención, y no estamos hablando de un cambio general”, concluyó el director ejecutivo del CIEP.

El gobierno federal busca obtener recursos por 240 mil millones de pesos a través de la reforma fiscal, a fin de alcanzar ingresos por 4 billones 479 mil 954 millones de pesos.

ALEJANDRA MENDOZA