20 de diciembre de 2013 / 04:38 p.m.

Washington. — La economía de Estados Unidos creció a una sólida tasa de 4.1% en el periodo de julio a septiembre de este año, el mayor ritmo de crecimiento desde fines de 2011 y significativamente más alto de lo que se esperaba, en buena medida, a causa de un mayor gasto de los consumidores.

El cálculo final del crecimiento hacia la última parte del año hecho por el Departamento de Comercio estuvo por encima de lo esperado. Buena parte del aumento se debió a un mayor gasto de los consumidores, especialmente en el área de cuidado de la salud.

La tasa de crecimiento del 4.1% se compara favorablemente con el crecimiento del 2,5% en el segundo trimestre. El crecimiento puede explicarse por el aumento en los inventarios de los negocios.

Los economistas creen que el crecimiento se ha reducido a una tasa del 2 al 2.5% en el actual trimestre debido a que el crecimiento de los inventarios ha bajado de ritmo.

El crecimiento del producto interno, que se compone de la suma total de bienes y servicios, representa el mejor desempeño de la economía desde el 2011, cuando en el último trimestre hubo un crecimiento de 4,9%.

No obstante, los analistas esperan que el crecimiento anual será de aproximadamente 1.7%, menor al 2.8% registrado en 2012. La reducción se debe a que el gasto de los consumidores se redujo a causa del alza de impuestos que entraron en vigor en enero y por los recortes presupuestales del gobierno.

La oficina de presupuesto del Congreso cree que esos dos factores redujeron el crecimiento en 1,5% en 2013.

Se espera que el gobierno sea más dinámico en 2014. La previsión más reciente de la Asociación Nacional para la Economía de los Negocios estima un crecimiento del 2.5% en 2014.

Fuera de la volatilidad causada por las variaciones en los inventarios, muchos analistas dicen que la economía comenzó a mejorar en este trimestre. La contratación sostenida ha reducido la tasa de desempleo a una tasa de 7%, la más baja en cinco años.

El gasto de los consumidores y las ventas al por menor tuvieron su mayor alza en cinco meses. Lo pedidos a fábricas aumentaron por cuarto mes consecutivo, encabezados por el crecimiento de la producción automotriz.

La construcción de casas alcanzó su mayor ritmo en cinco años, lo que demuestra que el mercado de la vivienda se recupera pese al aumento en las tasas de las hipotecas. Las ventas de automóviles no han sido mejores desde que comenzó la recesión de 2008 y el mercado de valor está en máximos históricos.

 

 

AP