ROBERTO FLORES | @BETOFLORESRG690
1 de noviembre de 2017 / 08:18 p.m.

Tigres no supo aprovechar tener un jugador más en la cancha 72 minutos y apenas pudo empatar 1-1 con Atlas en el juego pendiente de la jornada 8, dejando escapar además la posibilidad de acercarse a Rayados.

Un equipo carente de ideas y de intensidad, no mostró la cara de un candidato a campeón que muchos le venían poniendo, y terminó buscando el triunfo a empujones y centros sin ton ni son.

Con el empate, los felinos se afianzaron con 29 puntos en la segunda posición del Apertura 2017, por 33 del superlíder Monterey, y el próximo domingo estarán enfrentando al Necaxa en juego ya de la jornada 16.

Ya con el regreso de Javier Aquino los Tigres buscaban su cuarto triunfo consecutivo, pero Atlas arrancó mucho más intenso y tratando abrir rápido el marcador, lo cual apenas al minuto de juego Daniel Arreola dejó escapar en un débil cabezazo en él área chica.

Al 11' Nahuel Guzmán salvo su arco en un disparo de Daneil Garnica que lo estaba clareando, pero con un manotazo evitó la anotación.

Fue hasta el minuto 15' cuando los felinos avisaron por primera vez en la ofensiva, con un centro de André Pierre Gignac que Enner Valencia remató de cabeza pero a las manos de Oscar Ustari.

Luego al 17' el mismo francés dejó ir el gol al rematar desviado de cabeza ya con el portero vencido un centro de Aquino. Fue al 18' cuando el árbitro Paul Delgadillo empezó con su show personal.

Expulsó al inglés Ravel Morrison por un una plancha sobre Juninho, algo rigorista, y luego al 24' Luis "Chaka" Rodríguez, en aparente fuera de lugar, entró por derecha al área y tras quitarse a un defensa con un amague marcó el 0-1 con un zurdazo por abajo.

Sin embargo, apenas un minuto después Delgadillo compensó al marcar un penalti inexistente de Hugo Ayala sobre Cristian Tabó,el cual al 26' lo hizo bueno Milton Caraglio para el 1-1.

El resto del primer tiempo fue malo, sin acciones de peligro de ningún equipo, Tigres no pudo aprovechar la superioridad numérica y los Rojinegros intentaron, pero sin claridad y costándole mucho el expulsado.

Para el complemento, el "Profe" Cruz mandó a la cancha a Juan Pablo Vigón en lugar de Christian Tabó en busca de mayor peso en el aparato ofensivo. Mientras Tigres seguía jugando sin mucha intensidad y sin aprovechar el estar con uno más en la cancha.

Ricardo Ferretti estaba muy molesto y no aguantó más por lo que envió a Jürgen Damm por un errático Jesús Dueñas al 57' buscando aprovechar su velocidad para tratar de matar a los Zorros.

Sin embargo, el accionar auriazul seguía siendo lento, demasiado elaborado y sin sorpresas, por lo que "Tuca" decidió echar toda "la carne al asador" y enviar a Ismael Sosa por Enner Valencia al 67'.

Atlas parecía cómodo con el empate, que los metía al octavo lugar de la tabla por mejor diferencia de goles sobre Cruz Azul, mientras los felinos intentaban por uno y otro lado, pero de forma muy predecible.

Al 84' se vivió una escena de auténtico espanto, cuando el portero del Atlas, Óscar Ustari se lesionó gravemente la rodilla izquierda al despejar un balón y tuvo que ser sustituido por Miguel Fraga.

Al final no llegó el gol que buscaba Tigres para ganar, lo intentaron sí, buscaron ganar, pero dejando mucho que desear en las formas, algo que debe preocupar a Ricardo Ferretti de cara a la Liguilla.

AM