EDUARDO TORRES | @EDUTORRESR
23 de noviembre de 2017 / 11:12 a.m.

Un empate en León bastó para que Tigres llegue el sábado al Volcán con cierta tranquilidad por el gol de visitante, pero el desarrollo del partido no puede dejar tan cómodos a los jugadores y cuerpo técnico.

Más allá del resultado final, hay aspectos de juego que deben ser destacados y errores que necesitan ser señalados.

Otra vez, dueños del balón

Durante el primer tiempo la estadística de posesión fue 37% y 63%, durante el segundo tiempo también fue 37% y 63%. No puede ser más claro a quién le interesaba tener el balón, como cada jornada. Pero ¿qué hizo Tigres con el balón y qué esperaba hacer León sin él?

Aunque los jugadores del Tuca Ferretti continuamente tratan de hilar secuencias de pases para abrir a Rodríguez y Mejía, pocas veces pudieron poner en zonas cómodas a los delanteros; Gignac y Vargas se vieron mucho mejor activados cuando recibían pases filtrados que rompían líneas; cuando la pelota llegaba controlada les costaba poder conseguir algo por el amontonamiento defensivo de León.

Los extremos

Aquino fue de los jugadores más activos de Tigres, trató de desbordar, de tirar, puso algunos pases que terminaron siendo remates. Su ritmo de juego tuvo acercamientos peligrosos al arco.

Damm tuvo 100% de efectividad en sus pases (23), pero erró casi todos sus centros, lo que ya nos tiene acostumbrados. Le sigue costando mucho la línea de fondo, batalla para el mano a mano, pocas veces logró ser activado al espacio, se le acaba la cancha, cuando hace un control dirigido no consigue tantas ventajas sobre su marcador. Cornejo no tuvo mayor problema para defenderlo.

Dueñas y Vargas, los destacados

Más allá de ser el pasador y el tirador para el 1-1, tuvieron una actuación destacada en mediocampo. Algo para destacar es que normalmente Vargas es “interior” por izquierda y Dueñas por derecha, en esta ocasión fue a la inversa. Hubo una búsqueda constante de jugada para que Vargas recibiera fuera del área y siempre era interceptado, pero la única ocasión que sí pasó el balón fue gol.

El cambio de Vásquez

Larry Vásquez debutó en partido de Liga MX (había jugado Copa) con una misión: tratar de detener a Ramos, esto responde a que Vásquez es de un corte más defensivo y recuperador que Carioca, y a partir de ahí y de la amarilla que ya arrastraba el contención brasileño decidió meter al colombiano. Y no salió mal.

Le tomaron la medida

Las dos jugadas más peligrosas de León fueron por encontrar a Juninho desubicado y mal perfilado, al igual que en el partido de temporada regular (1-0) esa fue la zona más dolorosa para Tigres, algo que seguramente en el partido de vuelta tratarán de seguir explotando.

Todo o nada


El sábado será un día donde no se va a ganar solo con el nombre; León tratará de romper las quinielas y dar la sorpresa de eliminar a Tigres. Tuca Ferretti debe luchar contra todo, y encontrar los mejores espacios a sus jugadores para que puedan resolver el partrido. Esto es de todos, no es responsabilidad total de los jugadores y Tuca no queda exento de la responsabilidad.