21 de marzo de 2013 / 12:41 a.m.

Destinarán estos recursos para los próximos 4 años, informa la Canacero, añade que serán destinados a la modernización de la planta productiva y procesos para sustituir importaciones y competir internacionalmente

 

Monterrey.- • Las empresas siderúrgicas mexicanas van con todo al anunciar inversiones por más de 11 mil millones de dólares para los próximos cuatro años, periodo en el que además se aseguraría a la cadena productiva contratos por 4 mil millones de dólares.

Dicho nivel de inversión está orientado a fortalecer cadenas industriales que son importantes generadoras de empleo, como el automotriz, la metalmecánica y la del petróleo.

Este monto permitirá a las empresas generar en su conjunto unos 20 mil empleos directos y 80 mil indirectos, adicionales a las 720 mil plazas hoy existentes.

La Cámara Nacional de la Industria del Acero (Canacero), dio a conocer este miércoles sus indicadores y expectativas de crecimiento para este año.

En un comunicado, la agrupación empresarial señaló que en los últimos tres años, las empresas siderúrgicas mexicanas destinaron más de 4.5 mil millones de dólares en equipos, nuevas tecnologías, capacitación y procesos para sustituir importaciones y competir internacionalmente en igualdad de condiciones con otros países.

En el rubro de balanza comercial siderúrgica creció 279.5 por ciento en volumen y 89.6 por ciento en valor de producto en 2012 respecto a 2011, debido a que mientras en este año fue de 1.2 millones de toneladas, con un costo de 3 mil 186 millones de dólares, en 2012 ascendió a 4.5 millones de toneladas con un valor de 6 mil 38 millones de toneladas.

En tanto las importaciones registraron un crecimiento importante, al pasar de 7.1 a 9.6 millones de toneladas de 2011 a 2012, en contraste las exportaciones cayeron de 5.9 a 5.2 millones de toneladas en el mismo periodo.

La Canacero señala que en el lapso 2009-2011 las importaciones siderúrgicas se mantuvieron en una proporción de 39 por ciento promedio respecto de la producción nacional, mientras que para 2012 pasó al 53 por ciento. Su punto más alto fue en el lapso enero-julio, con 59 por ciento, debido a que en los primeros 7 meses del año pasado desaparecieron las tasas arancelarias.

ESTHER HERRERA