22 de abril de 2013 / 12:58 p.m.

En los últimos 10 años la composición del mercado laboral ha cambiado. Las empresas de Nuevo León y a nivel nacional han reducido el número de trabajadores que tienen un contrato permanente (o indefinido),.

En contraste ha aumentado la cantidad de empleados que laboran de manera eventual.

Esta tendencia se prevé que continúe en ascenso debido a la recién aprobada Reforma Laboral que “legaliza” la contratación eventual y la acorta a horas sin que esto se refleje en un beneficio para los trabajadores y se deteriore un vínculo más estable con las compañías, advierte José Luis de la Cruz, director del Centro de Investigación en Economía y Negocios, de la escuela de Negocios del Tecnológico de Monterrey, campus Estado de México.

En marzo del 2003 en el Estado los trabajadores permanentes registrados en el IMSS representaban el 92 por ciento, sin embargo, en el mismo mes de este año la cifra se redujo a un 89 por ciento.

Mientras que los eventuales –que son empleados que tienen un contrato por un tiempo determinado- van al alza ya que en el mismo periodo se elevaron de un 8.5 por ciento a un 10.8 por ciento (que representan a 139 mil 521 personas), de acuerdo con información estadística del IMSS.

A nivel nacional, hace 10 años los trabajadores permanentes representaban el 90 por ciento de los empleados asegurados, mientras que a marzo de este año se redujo a un 86 por ciento.

Pero en contraste con los eventuales, el porcentaje ha aumentado de un 10.2 por ciento a un 12.9 por ciento.

Además de Nuevo León, la misma tendencia se repite en Jalisco y en el Distrito Federal, de acuerdo con datos del Instituto Mexicano del Seguro Social.

José Luis de la Cruz Gallegos, explicó que estos indicadores reflejan la menor certidumbre económica que han tenido las empresas a partir del 2000 donde existió un periodo de estancamiento y posteriormente en el 2009 la crisis, y esto ha impactado en la modalidad de contratación.

Dijo que para una empresa el hecho de tener empleados eventuales representa ahorros de costos como menores prestaciones por antigüedad, pero en contraste esto no se traduce en un beneficio para los trabajadores.

Advirtió que la recién aprobada Reforma Laboral es la “legalización” para este tipo de contrataciones eventuales (que ya existen) y que será por periodos más breves, por lapsos de horas.

"“Se formaliza también el outsourcing y es una respuesta que se da sobre todo ante un desempeño económico pobre.

"“La Reforma Laboral le da una salida legal a algo que ya existía, pero que entonces en el fondo no va a implicar una mejora de condiciones de trabajo para las personas y que por lo tanto no necesariamente en un bienestar para los trabajadores"”.

Indicó que el marco laboral que se está configurando bajo la Reforma es el flexibilizar la contratación, que significa el dar posibilidades de contratación y despidos más rápidos bajo esquemas de periodos de tiempo más breves.

"“Creo que esta menor certidumbre de que si en el largo plazo una persona podrá establecer un vínculo estable con las empresas, se deteriora"".

En marzo del 2003 el 10.2 por ciento de los trabajadores asegurados eran eventuales a nivel nacional, a marzo de este año la cifra aumentó a un 12.9 por ciento y en los siguientes 10 años es factible que llegue a un 20 por ciento, mencionó el economista.

Agregó que de concretarse la iniciativa de Reforma a la Ley del Seguro Social podría traer un impacto negativo:

""Obligaría a que las empresas busquen alternativas en la contratación de personas, es decir, si en un momento dado se va a tener que pagar cuotas mayores y más grandes por este concepto puede tener impacto en inhibir la generación de empleo"".

Dijo que estos indicadores se resumen en una mayor precarización del empleo, ya que el número de personas que buscan dos o más trabajos para tener ingresos va en aumento así como el incremento de la informalidad.

— ALEJANDRA MENDOZA