27 de julio de 2013 / 02:03 p.m.

 

Monterrey • El alto endeudamiento que reportan actualmente algunos Estados del país, entre ellos Nuevo León, la causa no ha sido la falta de ingresos federales sino a un “síntoma” del mal manejo de las finanzas.

Tan sólo del 2007 al 2012 la deuda de las entidades federativas, municipios y organismos se ha elevado un 88 por ciento, dijo Carlos Alberto Garza Ibarra, economista y ex titular de la Unidad de Coordinación con Entidades Federativas de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

El experto participó con la conferencia "Las deudas estatales: consecuencia y causas", organizada por el Colegio de Economistas, donde explicó sobre la evolución que han tenido los ingresos federales así como el nivel de endeudamiento subnacional.

Garza Ibarra mencionó en su conferencia que para algunas entidades el contratar deuda ha sido como un "alivio" para sus apretadas finanzas en lugar de acceder a ellos para una obra productiva como lo establece la Ley.

"Creo que es un síntoma porque algunas entidades recurren al financiamiento para utilizarlo para atacar un problema más que para utilizarse (…) la deuda es como un alivio para salir adelante".

El ex funcionario de la Secretaría de Hacienda precisó que la deuda en sí no es mala, es un esquema útil y necesario para todos los sectores de la economía, lo negativo son los excesos y la poca transparencia en el destino.

Un panorama general de lo que ha ocurrido en los últimos años y que argumenta que el endeudamiento no ha sido por falta de recursos –señaló- es que del 2007 a marzo de este año, las transferencias han crecido un 9 por ciento, los ingresos propios crecieron un 25 por ciento, pero la deuda real de los Estados (incluyendo el cupón cero) se ha elevado un 93 por ciento.

Explicó que se tiene poca recaudación dentro de las entidades ya que en promedio esto representan un 10.6 por ciento de sus ingresos totales, por lo que dependen "altamente" de las transferencias federales para cubrir su gastos, es decir hasta en un 90 por ciento es su dependencia.

En el caso de los municipios, sus ingresos propios sólo registraron un crecimiento de un 3 por ciento durante el periodo del 2007 al 2010 - un 50 por ciento de estos ingresos provienen de impuestos, siendo el más importante el Predial-. En general esta recaudación se encuentra muy rezagada.

Por otro lado los recursos federales (que representa un ingreso seguro para los Estados) se han mantenido en constante crecimiento a excepción de la crisis del 2009 cuando disminuyeron pero fueron compensadas.

Garza Ibarra recordó que durante la reciente crisis del 2009 las participaciones con la compensación, quedaron abajo del programa por 10 mil millones de pesos pero en contraste la deuda de las entidades creció en 50 mil millones de pesos.

ALEJANDRA MENDOZA