JAIR RAMOS - @JAIRMULTIMEDIOS
22 de enero de 2016 / 10:36 a.m.

Al tenerlo frente a frente es inminente notar que aquel joven que debutó en el balompié con 19 años en el 2008 ha madurado.

El escuchar sus vivencias fuera de entrevista, narrando sus inicios en la Colonia Hacienda los Morales en San Nicolás y compartiendo sus sacrificios que tuvo que pasar para lograr sus sueños, te deja en claro que el trabajo y la convicción es la base del éxito para todo.

Hoy, a sus 26 años de edad, Israel Jiménez sigue levantando lo que cosechó desde su crianza profesional en la cantera auriazul.

Su último logro lo está disfrutando y título del Apertura 2015 se suma al obtenido en el 2011 en Liga y 2014 en Copa, además de su éxito como seleccionado en 2012 ganando el preolímpico y la medalla de oro en Londres.

El Piloto charló para MMDeportes hablando del pasado, presente y futuro dentro del deporte que ama, recordó lo difícil que fue regresar a la titularidad en Tigres, el buen sabor de boca que dejó el semestre pasado tras el subcampeonato de Copa Libertadores y el título del Apertura además de sus metas para este 2016.

¿Qué te dejó tu lesión, tu salida de Tigres y tu regreso a este club hasta lograr un nuevo título?

“Me hizo más fuerte y más constante día a día, dar siempre el cien por ciento hasta conseguir la titularidad. Venía de la lesión y tenía que agarrar ritmo que era lo más importante para mi persona y gracias a Dios agarré ritmo y estuve muy bien de la rodilla y hasta ahorita no ha pasado absolutamente nada de la rodilla y ojalá Dios quiera siga así por mucho tiempo y un orgullo de portar estos colores, le he tenido cariño y amor a la camiseta es mi casa ‘El Volcán’, es el patio de mi casa, lo siento yo así, la verdad muy contento de estar en Tigres”.

¿Cómo manejaste la presión de que a Tigres lo daban como campeón antes de comenzar la campaña pasada?

“Se hablaba mucho de que el equipo tenía que ser campeón, yo lo manejé tranquilo, día a día trabaje al cien por ciento, estaba confiado de cada uno y de sus responsabilidades y somos buen equipo y buenas personas dentro y fuera de la cancha y se refleja en cada partido, lo más importante es el día a día y que vamos paso a paso”.

¿Qué te dejó el subcampeonato de la Copa Libertadores de América?

“Te queda esa espinita de ser Campeón es una experiencia muy bonita estar en la Libertadores y te queda ese coraje de que podíamos ser campeones, teníamos gran equipo, lo demostramos en toda la Libertadores. Cuando enfrentamos al River Plate pensé que podíamos ser campeones y más con los refuerzos que llegaron, pero me siento orgulloso de todos mis compañeros por todo el esfuerzo que hicieron”.

¿En Pumas, en la final, que se dijeron cuando tenían todo en contra, como salieron adelante?

“Nunca bajamos los brazos aun así y cuando íbamos perdiendo estábamos apoyándonos en la cancha, al final los penales eran los más importante y ahí estábamos metidos y concentrados en cada penal que ejecutamos y se logró el objetivo que era ser campeón y fue una felicidad enorme”.

La vida te dio la oportunidad de ser tú quién cobrara el penal decisivo para el título, ¿cómo viviste esto?

“Fue algo muy importante, algo que queda marcado para la historia de toda la vida, un recuerdo que nunca se me va a olvidar, una felicidad te digo inexplicable que sentí en ese momento, en toda mi persona contento por toda la gente que me ha apoyado también, mi familia, por todos los que han estado en las malas y en las buenas, era algo importante el tirar el penal, se dio el triunfo, inexplicable lo que sentí en ese momento, cada grito que daba de gol era impresiónate por la felicidad que daba”.

Háblanos sobre tu festejo…

“Esa celebración ya la tenía en mente que si metía un gol en una jornada iba a festejar así y tocó el día de la final, el día del penal meterlo, y lo festejé así por dos jugadores que me gustan como juegan, Ronaldo el brasileño el fenómeno y el otro es Juan Román Riquelme que me gustan como juegan, por ellos festejé así”.

Para este año, ¿el Bicampeonato obsesiona al igual que ir a un Mundial de Clubes?

“Hay que defender ahora el campeonato, el equipo quiere trascender y ser bicampeón, es algo extra que te da para ser mejor, ahora viene también la CONCACAF que ahí también yo quiero ser campeón, no me ha tocado ser, ahora que tenemos la oportunidad ganarla y ojalá sea así y en los dos torneos me gustaría ser campeón. Es algo importante ir a un Mundial de Clubes, juegas con los mejores equipos, estar ahí sería genial”.

Luego de 8 años de carrera, ¿cómo Israel define al ‘Piloto’ y cuáles son tus metas personales?

“Me siento más responsable que siempre ha trabajado mucho desde que inicio y sacrificando cada entrenamiento, cada partido, ahora llega la recompensa; me siento muy orgulloso. La verdad siempre me gusta representar a mí país, estar ahí y ser seleccionado, ahorita estoy disfrutando todos estos momentos que están pasando”.