DIEGO ARMANDO MEDINA
31 de octubre de 2015 / 06:26 p.m.

Citan las frases del futbol que el 2-0 a favor es el marcador más engañoso y al menos anoche se demostró.

Todo indicaba que Tigres pasaría encima de Santos al tenerlo con ese marcador contra la pared, sin embargo un Guerrero nunca muere y fue hasta el último suspiro del partido cuando los Laguneros le sacaron la cartera a los felinos y les robaron dos puntos que los hubieran puesto prácticamente en la liguilla.

Tigres desperdició la oportunidad de vencer a uno de los últimos lugares del certamen y lamentó el penal fallado en la primera parte por Andre Pierre Gignac que talvez pudo haber cambiado la historia del partido que terminó 2-2 con un sonoro abucheo de la afición felina que salió disgusta del estadio Universitario.

Sin duda en la primera parte Tigres fue más, la superioridad felina se demostró desde el arranque del partido y la intensidad con la que buscó el primer gol del encuentro se notó de inmediato al 3’ cuando Guido Pizarro disparó apenas arriba de la portería de los de Torreón.

Al minuto siete los pupilos de Ricardo Ferretti lograron abrir el marcador luego de un trazo largo de Israel Jiménez que habilitó a Jurgen Damm para llegar al corredor derecho, Agustín Marchesín salió en busca de tapar un disparo pero antes Damm logró mandar el balón elevado para Andre Pierre Gignac que sin problemas remató y de cabeza marcó su gol 10 del torneo ya con el arco abierto.

Con el gol ante los Laguneros Gignac se convirtió en el primer jugador de Tigres que en su primer torneo consigue pasar la barrera de nueve goles y esa motivación se comenzó a observar en la cancha.

Al 21’ Jurgen Damm mandó un disparo apenas elevado después de una jugada creada por todo el arsenal ofensivo felino; al 32’ el delantero francés estuvo a punto de hacer su segundo tanto al apenas mandar desviado rozando el poste derecho un tiro cruzado que hizo suspirar a todo el volcán.

El dominio de Tigres era claro en posesión del balón y llegadas al marco pues los Laguneros se limitaron a intentos aislados de Tavares y Calderon que poco o nada inquietaron en el primer lapso a Nahuel Guzman.

Javier Aquino fue un dolor de cabeza para la defensa de la Comarca y al 40’ provocó un penal que le cometió Diego González, sin embargo dos minutos después Andre Pierre Gignac desperdició la pena máxima al regalarle la pelota sin potencia ni colocación al portero de Santos que se lanzó a la izquierda para evitar el segundo gol auriazul.

El sabor de boca no fue el mejor para Tigres al medio tiempo, entendiendo hicieron para más de un solo gol; por su parte Santos mandó a Javier Orozco a la cancha por Escoboza en busca de ataque y tener más referencia de gol.

Ese riesgo que tomó el estratega Francisco Ayestarán les cobró al fallar el empate en una jugada clara de Rabello frente a Nahuel Guzman al 53´ y cinco minutos después Tigres cobró.

Como en todo el encuentro apareció Aquino por izquierda que le hizo la faena a Izquierdos, mandó un centro que despejó Nestor Araujo pero para su mala fortuna le cayó el esférico al Cacha Arévalo que sin pensarlo disparó de pierna derecha cruzado imposible para Marchesin que se estiró al máximo para hacer más espectacular la anotación.

Santos se negó a morir y le puso sabor al partido al acercarse en el marcador al 69’ de los botines de Djaniny Tavares que resolvió una jugada mal defendida a balón parado por Tigres que fue recentrada y que al final cayó en la pierna zurda del atacante que ponía el 1-2 en el marcador.

A partir de ahí la tensión comenzó a sentirse en la casa felina que era cubierta por la lluvia que no dejó de caer en todo el partido y que le dio uaún más color al duelo norteño con mucha rivalidad.

Santos intentó e intentó y cuando todo parecía el triunfo sería de Tigres al 92’ aguitó la fiesta y le hizo la travesura en plena noche de brujas a los felinos con un centro razo por derecha que llegó hasta Javier Orozco que empujó para mandar a las redes el balón y celebrar en grande el punto rescatado de ultimo minuto.

Ya no hubo tiempo de nada más y el central pitó el final con empate en el marcador que dejá a Tigres con 24 puntos dejando escapar la oportunidad de treparse hasta el subliderato general y asegurar su boleto a la liguilla del futbol mexicano.