11 de septiembre de 2013 / 08:42 p.m.

Ciudad de México • El socio especialista en el sector Energía y Recursos Naturales de KPMG en México, Gilberto Alfaro, consideró alta la posibilidad de que la reforma energética conlleve a la reducción del precio de los energéticos en el país, al incrementar la eficiencia en su producción.

En conferencia de prensa, para dar a conocer un nuevo producto de la empresa para incrementar la eficiencia operativa de las empresas, básicamente en los rubros de minería, petróleo e infraestructura, el especialista dijo que una reforma necesariamente tiene que propiciar mayor eficiencia, porque al haber más jugadores con una oferta y demanda más creciente, se reducirán los precios.

"El gran problema es que lo seguimos viendo todo bajo la lupa del escenario antes y después de una reforma, por ejemplo en Europa el costo del gas por un millón de BTU es entre 15 y 20 dólares, en Estados Unidos está alrededor de 5. Venimos importándolo todo de Europa, tenemeos una importación más o menos del 30 por ciento", resaltó.

"Yo creo que si hay reforma, el efecto se va a empezar a ver entre cinco y seis años después, porque así se dan las dinámicas. Si no hay reforma, sobre esa base, en ese momento empezaría a verse un efecto de que seguiríamos con la misma dinámica de quien paga el 40 por ciento de inversión en Pemex en el país. No hay forma de reducirlo si no es con mayor generación de impuestos por otro lado", destacó Alfaro.

Porque dijo que con o sin reforma, las empresas tienen que ser más competitivas, aunque con reforma habría más competencia, pero con reglas diferentes que podrían propiciar mayor desarrollo y sin reforma "es tratar de agarrar un poquito la misma base y las mismas limitaciones con todas las restricciones legales".

Para el especialista de KPMG, "México iría sin reforma por un camino de terracería, con muchas complicaciones legales, pero subiéndonos a una reforma sería como avanzar en una autopista que lleva más rápido al objetivo".

Pero sí dejó en claro que los efectos en el precio final para el consumidor tardarán unos dos o tres años en madurar, por eso consideró importante hacerlo en este momento.

Por su parte, Oscar Silva, director del área global de estrategia dentro de la práctica de asesoría de KPMG, dijo que en este contexto de discusión de la reforma energética a la que se enfrentaría el país, se debe buscar la eficiencia de las empresas, para lo cual KPMG ofrece un nuevo servicio de eficiencia operativa para las compañías.

Al respecto, el líder de dearrollo de estrategias del grupo David Farkas, aseguró que el servicio ofrece la reducción de costos de un 10 a un 30 por ciento para las empresas energéticas y les proporciona la oportunidad de ser jugadores globales.

Lo que se busca es convertir a las empresas en jugadores globales y dijo que en México hay mucho por hacer en ese sentido, para que las compañías puedan mantener su liderazgo con operaciones extremadamente complejas y grandes.

NOTIMEX