RAFAEL RIVERA

16 de abril de 2015 / 11:20 a.m.

Además de lograr su avance como invicto, el último partido de la fase grupal de Tigres en la Copa Libertadores marcó un momento histórico para el equipo. Con su ingreso al minuto 53, tomando el lugar de Uvaldo Luna, Jonathan Espericueta grabó su nombre en la historia felina.

El campeón mundial sub 17 del 2011 marcó el último gol auriazul en el triunfo 5-4 ante el Juan Aurich, con lo cual sumó su segundo tanto en competencias internacionales. En la edición 2012-2013 de la Liga de Campeones de la Concacaf, Espericueta marcó en el empate 1-1 ante el Real Estela de Nicaragua, con lo cual se convirtió en el segundo jugador en la historia de Tigres en marcar en justas continentales.

El primero en lograr esta hazaña fue Alan Pulido en el 2012, quien en el repechaje de la Copa Libertadores anotó dos veces en el partido de vuelta ante el Unión Española de Chile. Mientras que en la Liga de Campeones de Concacaf 2012-2013 anotó en 4 ocasiones.