15 de julio de 2013 / 01:41 p.m.

El mercado de gas para uso doméstico en el Distrito Federal y aérea metropolitana, se ha convertido en la manzana de la discordia entre las empresas distribuidoras del LP y las que buscan afianzar su presencia con gas natural, pues la batalla por ganar este mercado ha derivado en presuntos actos de violencia que incluyen golpes, bloqueos e incluso secuestros exprés.

La empresa de origen español, Gas Natural Fenosa (GNF), una de las principales afectadas y denunciantes asegura tener ya pérdidas mensuales de casi 3 millones de pesos, y afirmó que en lo que va del año ha pagado 16.5 millones de pesos para realizar obras de tendido de ductos que no han podido concretarse, derivado de la falta de certidumbre y seguridad para los trabajadores de la empresa.

En entrevista con MILENIO, Mauro Juárez, responsable de gestión social y gubernamental de la compañía, explicó que pese a contar con los permisos necesarios para la instalación de la infraestructura de gas natural por parte de las autoridades capitalinas y delegacionales, constantemente se bloquean las obras por parte de personas y vehículos asociados a las empresas distribuidoras de gas LP.

Sostuvo que normalmente los camiones de donde bajan los agresores y que obstruyen los trabajos portan los logotipos de empresas como Flama Gas, FlamaMex, Sony Gas, entre otras,

Según el ejecutivo, las zonas con mayor incidencia de agresiones son Coyoacán, Tlalpan y Azcapotzalco.

""Hemos notado la presencia de empresas de gas LP y que lo que hacen es que prácticamente nos cierran la entrada y la salida de la calle en la cual estemos trabajando, bajando de sus camiones repartidores para amedrentar a los trabajadores de nuestra empresa, o de las contratistas"", dijo Mauro Juárez.

Explicó que los permisos pagados a las autoridades capitalinas tienen una vigencia de hasta 90 días para realizar los trabajos, mismos que no pueden ser realizados por la empresa debido a los bloqueos.

Mencionó que los trabajos de instalación consisten en abrir una zanja en la vía pública para colocar el tubo por donde se distribuirá el gas natural, para lo cual se contrata mano de obra y maquinaria especializada.

""Estas personas empiezan a gritar en la calle, comienzan a oponerse, algunas veces se plantan enfrente de la máquina y normalmente llega un camión repartidor de gas LP de donde se bajan cuatro o cinco personas y éstas son las que amenazan e insultan y en algunos casos llegan a golpear a las personas"".

Reprochó que aun cuando se ha dado parte a las autoridades, no solo policiacas, sino también de la Secretaría de Energía y la Comisión Reguladora de Energía, hasta el momento no han tenido una respuesta que les garantice el óptimo desarrollo de la empresa.

Es por ello que la firma está por convocar a la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal a fin de crear una mesa de negociación que les permita determinar las acciones a seguir en el momento en que se presenten las agresiones.

Sin embargo, mencionó que ya existen diversas averiguaciones previas contra personas que han dañado o robado equipo e incluso golpeado o retenido ilegalmente a sus empleados.

""Hemos interpuesto algunas (denuncias) por daños, es decir, en algunas ocasiones estos opositores ha dañado vehículos, han golpeado gente y robado material de la obra y hubo una ocasión en la que a uno de nuestros colaboradores lo privaron de su libertad por unas horas"".

Afirmó que desde el año pasado Gas Natural Fenosa ha enviado un escrito a Flama Gas, cuyo camión se vio involucrado en una agresión, sin que hasta el momento haya tenido respuesta alguna.

El representante de la empresa advirtió que si no se logra dar una solución a este problema, la empresa se podría ver obligada a suspender las inversiones en infraestructura y la derrama a la cual se comprometió con el gobierno federal.

— NAYELI GONZÁLEZ