4 de marzo de 2013 / 02:02 p.m.

 En México, la industria del reciclaje de plásticos se encuentra en un franco estancamiento, lo cual podría derivar en la pérdida de inversiones ante las restricciones fiscales, falta de financiamiento y de políticas que impulsen un adecuado desarrollo.

Expertos en el sector aseguraron que de contar con un mejor esquema para este sector, se estarían detonando inversiones cercanas a 500 millones de dólares en una primera fase, y que el valor del mercado podría ascender hasta 3 mil millones de dólares si se aprovechara el total de residuos que se encuentran en los basureros.

José del Cueto, presidente de la Asociación Nacional de Industrias del Plástico (Anipac), afirmó que el potencial de inversión sería utilizado para la compra de maquinaria y la creación de empresas dedicadas al reciclaje de plástico, principalmente PET, a fin de darle a estos materiales un valor agregado que beneficie al mercado nacional.

Actualmente, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público no permite deducir de impuestos la compra de los materiales que son recolectados, principalmente por amas de casa, comercios en pequeño o pepenadores, lo cual cohíbe las inversiones de largo plazo de lo que pudiera ser una importante industria en constante crecimiento.

El directivo dijo que en este momento operan 150 empresas dedicadas al reciclaje en el país; sin embargo, de contar con una mayor certidumbre la cifra podría incrementarse y superar las 300 o 400 compañías nuevas con una importante generación de empleos directos e indirectos.

"“Hay una gran diversidad de empresas, pero muchas son informales, aunque una certidumbre fiscal ayudaría a que se pasaran a la formalidad, con ello habría la posibilidad de que se entablaran inversiones cercanas a 400 o 500 millones de dólares”".

Bajo reciclaje

Sobre el tema del reciclaje, Rafael Blanco, presidente del Instituto Mexicano del Plástico Industrial, dijo que a los basureros llegan por lo menos 3 millones de toneladas de plásticos, de los cuales solo 15 por ciento se logra reciclar cada año, lo que deja en los desperdicios una oportunidad de negocio que atraería importantes capitales.

Destacó que de cada 50 empresas recicladoras que nacen cada año, de 20 a 30 desaparecen y el resto lucha por sobrevivir ante la falta de una certeza jurídica.

Las empresas que actualmente operan en México invierten cerca de 80 millones de dólares al año en la compra de equipos con tecnología de punta y en los costos de procesamiento del plástico recolectado.

Aunque de lograr el reciclaje total de los residuos que llegan a los tiraderos, el valor de la industria alcanzaría por lo menos los 3 mil millones de dólares.

"“El secreto del reciclaje es darle valor añadido. Muchas de las empresas le venden a la industria este producto; sin embargo, éstas buscan castigar el precio, ante el argumento de que proviene del basurero; este proceso es igual de costoso que la producción con materias primas vírgenes, derivado de los gastos de energía, agua y tecnología”".

Es por ello que 22 por ciento del producto reciclado, es decir, 100 mil toneladas, es exportado a EU y países europeos, principalmente, ya que estas naciones cuentan con una industria más desarrollada.

El directivo puso como ejemplo a Alemania, que compra grandes cantidades de estos materiales para convertirlos en durmientes de trenes, adoquines, techos, mangueras y tuberías, entre otros usos.

Por otro lado, también existe una modalidad de negocio en la que se recolectan por lo menos 300 mil toneladas de botellas plásticas, las cuales son prensadas y enviadas a China a fin de que el proceso de reciclaje se realice en dicho país, para posteriormente ser procesado y regresa a México convertido en ropa, muebles y demás productos, algunos de ellos con beneficios arancelarios que dejan en desventaja a los productores nacionales.

Aditivos dañarán el ambiente

Ambos directivos coincidieron en que las normas que obligan a colocar aditivos para la rápida destrucción de las bolsas de plástico también merman la oportunidad de reutilizar estos productos y darles un segundo o hasta tercer uso, ya que se degradan con mayor rapidez, por lo que no pueden ser reciclados, perdiendo con ello la oportunidad de hacer negocio.

Aun cuando esta regla busca disminuir la generación de contaminación, no significa que no exista un daño al ambiente, ya que el mencionado químico provoca la transformación de los materiales en polvo que podrían causar un mayor deterioro ecológico e incluso de salud a la población.

Por ello, José del Cueto, de Anipac, urgió a que los legisladores sustenten cualquier medida similar con bases científicas y no solo por conveniencias personales o electorales.

“"Muchos legisladores, tiene un criterio de lo que les afecta a ellos, pero no la realidad del país, por ejemplo hoy en día no se compran bolsas de basura, pero con la separación de orgánicos e inorgánicos, la mejor forma es hacerlo con las bolsas de los autoservicios, si las quitan o las prohíben la población tendría que comprarlas"”.

Claves

Mercado para explotar

- El precio por kilogramo de plástico reciclado es de 19 pesos, mientras que el costo del material virgen oscila en 22 pesos.

- De cada 50 empresas recicladoras que nacen cada año alrededor de 20 a 30 desaparecen y el resto lucha por sobrevivir ante la falta de una certeza jurídica que hay en el sector.

- La botella de PET lleva tres plásticos distintos: las etiquetas, la propia botella y el tapón.

- Será en un máximo de dos meses cuando la Coparmex culmine con el análisis que realiza sobre el sector del reciclaje.

 — NAYELI GONZÁLEZ