15 de marzo de 2013 / 03:43 p.m.

La región centro-norte arrojó una expectativa de 35 mil 998 nuevos empleados formales.

 

México.- Los empresarios de las diferentes regiones del país estimaron que como consecuencia de la reforma laboral se generarán 194 mil 400 empleos formales en su primer año de implantación, informó el Banco de México.

Al presentar el reporte de las economías regionales al cuarto trimestre, el director general de investigación económica del Banxico, Alberto Torres, detalló que en una encuesta realizada por el banco central mostró un optimismo generalizado de los directivos de empresas.

“"Se estima que como resultado de la reforma laboral, el personal ocupado en las empresas aumentará 1.2 por ciento en el norte, 1.1 por ciento en el centro-norte, 1.5 por ciento en el centro y 0.9 por ciento en el sur durante 2013".

Según el ejercicio del banco central, los empleadores más optimistas fueron los de la región centro, pues de ahí se estima que se abrirán 89 mil 104 plazas laborales, mientras que para la parte norte se prevé una incorporación de 50 mil 323 trabajadores.

Por su parte, la región centro norte arrojó una expectativa de 35 mil 998 nuevos empleados formales a partir de la reforma laboral, mientras que el menor dinamismo se espera en la parte sur, la cual solo registró una expectativa de 18 mil 975 nuevas fuentes de trabajo.

De acuerdo con el reporte del Banco de México, los distintos empresarios que participaron en la encuesta también reconocieron que la actividad económica mantendrá su ritmo de crecimiento durante este año.

Sin embargo, reconocieron que en la primera mitad de 2013 la expansión será más moderada, pues aún persisten ciertos riesgos sobre la actividad productiva.

En ese sentido, los directivos expresaron que en el entorno externo se mantiene la incertidumbre sobre la dinámica de crecimiento, esto por la frágil situación que persiste en Europa.

En opinión de la mayoría de los directivos consultados por el Banco de México, el debilitamiento de la economía mundial incidirá sobre la demanda externa, por lo que la dinámica de las economías regionales durante los próximos seis y 12 meses seguirá siendo importante el crecimiento de la demanda interna.

Según las respuestas de los encuestados, los factores que impulsarán el mercado doméstico son las facilidades en el financiamiento a consumidores y empresas, la inversión que se espera en los sectores manufacturero, minero, turístico y energético, así como la recién aprobada reforma laboral.

Otro elemento que contribuirá a elevar la productividad serán las obras de infraestructura que se van a realizar a escala regional.

Sin embargo, en ese punto, la encuesta reveló una preocupación de la iniciativa privada. Y es que el riesgo interno que puede detener la actividad económica es la debilidad de las finanzas públicas de algunos estados y municipios.

ALBERTO VERDUSCO