JUAN LARA
11 de junio de 2015 / 04:50 p.m.

TEl delantero, André-Pierre Gignac se convierte en el sexto futbolista europeo en llegar a Tigres y en el primer nativo de Francia en hacerlo. Un español, un bosnio, un italiano, un croata y un búlgaro han sido los jugadores del viejo continente que han jugado para los ‘auriazules’. Sin embargo, ninguno de ellos ha brillado con la playera felina.

Sead Seferovic llegó para la temporada 1995-1996, el futbolista de Croacia tuvo un efímero paso por la institución felina con resultados muy pobres. Participó en un total de 17 partidos para 952 minutos, anotó cuatro goles (uno de ellos ante Monterrey) y recibió una tarjeta roja.

Petro Maiellaro llegó en la misma temporada que Seferovic, pero al italiano le fue peor; ya que solamente participo en ocho encuentros, para un total de 324 minutos, y la ‘Bomba’ Ruiz Díaz le atajó un penal en el Clásico Regio. La directiva no soportó el bajo rendimiento y decidió darlo de baja del plantel en apenas seis meses.

Luego de prescindir de los servicios de Maiellaro, la directiva decidió contratar a otro europeo. El bosnio, Almir Turkovic fue el elegido pro no pudo hacer nada para evitar el descenso a la Primera División ‘A’ y salió de la institución al finalizar la campaña.

Emil Kostadinov fue el cuarto europeo que se vistió de felino. El búlgaro llegó para la temporada Invierno 1997 y se convirtió en figura en la edición 53 del Clásico Regio al marcar dos anotaciones en el triunfo de Tigres 3-2 sobre Monterrey. El delantero disputo un total de nueve partidos con 656 minutos y los dos tantos ante Rayados fueron los únicos que marcó.

El más reciente futbolista del viejo continente que llegó a Tigres fue Luis García. El español militó dos temporadas con los felinos (Clausura 2012 y Apertura 2013), nunca logró adaptarse y solamente anotó cinco goles en 28 partidos.

André-Pierre Gignac espera terminar con los malos antecedentes de los futbolistas europeos en Tigres.