20 de febrero de 2013 / 08:13 p.m.

 A un día de cumplirse el mes de bloqueos de bodegas y sin que hasta el momento los productores de caña reciban el pago de sus liquidaciones de parte de los dueños de los ingenios azucareros, esta semana saldrán desde el puerto de Coatzacoalcos 23 mil toneladas de azúcar con destino a Savannah, Georgia, Estados Unidos.

El fin de semana atracó en el recinto del puerto petrolero del sur del estado, procedente de Barranquilla Colombia, el barco “Clipper Ise” y en el muelle dos del recinto portuario comenzaron a cargar el azúcar a granel, para transportarla a su destino final en la Unión Americana.

En comunicado la administración portuaria del puerto de Coatzacoalcos detalla que desde enero pasado comenzó el acopio del endulzante en la bodega número dos, almacenando el dulce en súper sacos de 1.5 toneladas, con la finalidad de tener un stock en espera de la operación de carga, que ya dio inicio.

Se estima que este año se exporten por ese puerto 70 mil toneladas de azúcar, lo que significará un repunte en comparación con lo operado el año anterior.

Mientras eso ocurre, cañeros de los ingenios de Veracruz reclaman que “hay gato encerrado” porque las papeletas de pago de las liquidaciones se las están entregando casi en ceros, con mínimas ganancias por el producto entregado.

Lorenzo Cervantes Lendechy, productor de caña de azúcar de Cempoala, señaló que en el ingenio El Modelo de Cardel le informaron que su papeleta saldrá en “cero”, porque no alcanzó un centavo de la cosecha. Dijo que las cuentas no están bien hechas, y tienen error a favor de la empresa. Esperaban alcanzar más de 30 mil pesos adicionales a lo que les dieron de préstamo, y no le han dado nada, situación que se repite con los demás productores.

Precisó que en el ejido de Cempoala hay sembradas dos hectáreas de caña de azúcar y se metieron a molienda 207 toneladas de caña, pero debido al bajo precio que tiene el azúcar en el mercado nacional, todo indica que no sacarán ni lo invertido. Por eso el bloqueo a las bodegas desde el pasado 21 de enero.

 — ISABEL ZAMUDIO