RUBÉN GUERRERO ATILANO
11 de marzo de 2016 / 12:52 p.m.

Muchas son las diferencias que existen entre la Liga MX y el futbol europeo, cualquiera que sea la competencia y más, si son balompiés de élite; éstas, no solo a nivel deportivo, también, en cuestión de aficionados. Los fanáticos son fieles a sus causas, a sus colores, y lo demuestran acudiendo cada 15 días, sin falta, al estadio de su escuadra.

En el Viejo Continente, la Bundesliga alemana promedia poco más de 43 mil aficionados por encuentro, mientras que la Premier League suma 35 mil en cada compromiso; en la Liga de España son cerca de 25 mil 632 espectadores como mínimo.

En México, la asistencia promedio es de poco más de 28 mil fanáticos en cada recinto de juego y hasta hoy, dos millones 302 mil 203 fanáticos han llenado las butacas del futbol nacional, para apoyar a los suyos. Y aunque varía la capacidad de cada estadio, distintas aficiones destacan por encima de otras, debido a su permanente presencia en las tribunas.

Monterrey, en los primeros cinco encuentros que ha disputado en el nuevo estadio BBVA, suma 250 mil 95 aficionados –cupo mayor a los 50 mil por encuentro– convirtiéndose en el equipo que más gente aglomera en su hogar futbolístico; le sigue América, con 239 mil hasta el momento, en sus primeros 450 minutos de actividad en el Azteca. El duelo ante Cruz Azul (séptima fecha) consiguió su mejor entrada: 69 mil 442.

Tigres viene después con 165 mil 521 aficionados felinos en sus primeros cuatro compromisos; muy cerca, Puebla con 39 mil 205 en cada uno de sus cotejos y detrás, Atlas con 38 mil 132. Los buenos resultados acompañan a los primeros, e incluso a La Franja, pero los rojinegros, colocados en el puesto 15 de la clasificación, con ocho unidades, están lejos de su mejor versión y aun así, su afición, La Fiel, como el nombre de su porra, se mantiene al pie del cañón cada 90 minutos.

De los llamados cuatro grandes, solo las Águilas se mantienen en la lucha por la conquista de la cima de este rubro. Chivas, en el recuento, ocupa la sexta plaza con un total de 184 mil 531 rojiblancos en los cinco primeros duelos que se han disputado en el estadio Omnilife; Pumas –en el sitio 12– y Cruz Azul –en el 14–, van a la baja en cuanto al llamado de sus fanáticos. Universidad promedia 23 mil aficionados por juego y La Máquina, 21 mil 249.

El cariño a veces no es suficiente y los amargos momentos que se pueden vivir en la cancha son reflejo de la asistencia de la afición al estadio. En lo que va del semestre, Dorados y Toluca han padecido de estabilidad sobre la grama y en la grada se ha reflejado esta situación (tomando en cuenta la capacidad de sus estadios).

Con siete descalabros, al borde del descenso, y escasas esperanzas de mantenerse en el máximo circuito al término de este certamen, los de Culiacán ocupan el penúltimo puesto de fidelidad por parte de su gente. En las cuatro veces que los dirigidos ahora por José Guadalupe Cruz han jugado en el estadio Banorte, han registrado poco menos de 18 mil agremiados por partido.

Toluca y su crisis deportiva (siete puntos, de 27 posibles en nueve fechas), mantienen al equipo hundido en la tabla general y de igual forma, a su afición lejos del estadio. Los Diablos son los peores ubicados en cuanto al aforo general. En sus primeros cuatro cotejos aglomeran 57 mil fanáticos, siete mil más que lo que promedian por duelo los Rayados de Monterrey.

En México hay aficiones de primer mundo, que en cifras y aliento se acercan a lo que se vive en Europa, en las mejores Ligas del planeta; su futbol de espectáculo los avala.