19 de junio de 2013 / 04:46 p.m.

Washington DC -Baltimore • Los consejeros de la Reserva Federal de Estados Unidos probablemente anuncien el miércoles que seguirán comprando bonos del tesoro a un ritmo mensual de 85 mil millones de dólares, al tiempo que mantendrán sus opciones abiertas para reducir el programa este año si el mercado laboral sigue mejorando.

Los datos económicos han sido dispares desde la última reunión de política monetaria de los 19 consejeros de la Fed en mayo. El crecimiento del empleo se mantuvo estable y los consumidores siguieron gastando, pese al lastre de aumentos de impuestos y recortes de gastos del gobierno.

Sin embargo, la inflación se desaceleró aún más por debajo de la meta de un 2 por ciento de la Fed.

El Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC, por su sigla en inglés), encargado de fijar la política monetaria de Estados Unidos, anunciará su decisión a las 18:00 GMT. El presidente de la Fed, Ben Bernanke, ofrecerá una conferencia de prensa 30 minutos después.

"Si el panorama mejora, como espera la Fed, entonces podría seguir preparando el terreno para una reducción de compras de bonos en próximas reuniones del FOMC", afirmó Michael Gapen, economista de Barclays en Nueva York.

"Sin embargo, si los datos evolucionan más en línea con nuestros pronósticos, entonces prevemos que la Fed se abstendrá de reducir (los programas de estímulo cuantitativo) hasta el primer trimestre del 2014", escribió Gapen en una nota a sus clientes. Barclays prevé actualmente un crecimiento del PIB más débil para el 2013 que la Fed.

Bernanke probablemente trazará una línea clara entre la posibilidad de un ritmo más lento de compras de bonos, que aún agregará estímulo a la economía, y un verdadero endurecimiento de la política monetaria, que retiraría los estímulos.

El banco central estadunidense ha mantenido las tasas de interés en cerca de cero desde diciembre del 2008, al tiempo que ha triplicado con creces su hoja de balance a alrededor de 3.3 billones de dólares con sus compras de bonos.

Los economistas prevén que las tasas se mantendrán sin cambios hasta el 2015, pero ese pronóstico ha cambiado desde que Bernanke encendió las especulaciones el mes pasado respecto a que la Fed podría reducir pronto sus compras de bonos.

El comentario de Bernanke del 22 de mayo de que la Fed podría decidir comenzar a recortar las compras de bonos en una de "sus próximas reuniones", remeció a los mercados financieros y provocó una fuerte alza de los rendimientos de los bonos.

Los consejeros del banco central también divulgarán un informe trimestral de proyecciones económicas, incluyendo pronósticos para el crecimiento, la inflación y el desempleo, además de cuándo creen que la Fed debería comenzar a subir las tasas de interés.

La Fed sostiene que no aumentará las tasas hasta que el desempleo alcance un 6.5 por ciento o menos, siempre y cuando el panorama para la inflación se mantenga por debajo de un 2.5 por ciento.

La tasa de desempleo de Estados Unidos fue de un 7.6 por ciento en mayo y los economistas no prevén que el umbral buscado sea alcanzado en al menos un par de años.

REUTERS