3 de enero de 2013 / 08:45 p.m.

 

Washington  • La Reserva Federal parece decidida a continuar con la compra de bonos para estimular el crecimiento de la economía de Estados Unidos en los próximos meses, pese a las crecientes preocupaciones sobre los riesgos de esa política al interior del banco central.

Las minutas de la reunión de diciembre de la Fed mostraron una creciente reticencia a mayores incrementos en la hoja de balance de la entidad, de 2.9 billones de dólares, que se expandió con fuerza como respuesta a la crisis financiera y la recesión de 2007-2009.

"Varios (miembros) pensaron que probablemente sería apropiado desacelerar o frenar la compra de activos mucho antes de fines de 2013, citando preocupaciones sobre la estabilidad financiera o el tamaño de la hoja de balance", destacaron las minutas.

Pese a esto, parece que la Fed continuará con la compra de activos en el futuro inmediato, tras el anuncio en diciembre de que iba a extender las compras mensuales de 40 mil millones de dólares en activos respaldados por hipotecas y de 45 mil millones de dólares en bonos del Tesoro.

Unos pocos miembros con derecho a voto del Comité Federal de Mercado Abierto de la Fed pensaron que la compra de activos debería estar garantizada hasta fines del 2013. Otros remarcaron la necesidad de un mayor estímulo, pero no especificaron el plazo ni el tamaño total.

Los funcionarios de la Fed generalmente habían estado de acuerdo en que el panorama del mercado laboral no iba a mejorar sin un mayor impulso de las autoridades monetarias.

La economía estadounidense se expandió un respetable 3.1 por ciento en el tercer trimestre, sobre una base anualizada, pero se cree que el crecimiento se ha reducido fuertemente aproximadamente a un 1 por ciento en los últimos tres meses del año.

Los empleadores del sector privado estadounidense crearon 215 mil puestos de trabajo el mes pasado, mientras que analistas consultados por Reuters esperan un incremento de unos 150 mil puestos en la encuesta oficial del Departamento de Trabajo, que se conocerá el viernes.

En la reunión de diciembre, la Fed también lanzó un nuevo marco de umbrales de políticas, guías numéricas que se supone darán a los mercados y al público una idea más clara de cómo los miembros reaccionarán a los próximos datos económicos.

Los funcionarios de la Fed dijeron que mantendrán las tasas de interés cerca de cero hasta que la tasa de desempleo caiga al 6.5 por ciento y los estimados de inflación a mediano plazo no excedan el 2.5 por ciento.

Las minutas sugirieron que a los miembros les tomó tiempo alcanzar un consenso sobre esta idea.

"Unos pocos participantes expresaron preferencia por usar una descripción cualitativa de los indicadores económicos, influenciando el pensamiento del Comité", destacaron las minutas.

El desempleo en Estados Unidos ha caído con firmeza tras alcanzar un pico del 10 por ciento a fines del 2009, pero se mantiene elevado en una tasa del 7.7 por ciento.