20 de septiembre de 2013 / 03:55 p.m.

Nueva York  • La Reserva Federal de Estados Unidos podría empezar a reducir su masivo programa de compra de bonos en su reunión de octubre en caso de que los datos indiquen una economía fortalecida, dijo el viernes el presidente de la Fed de St. Louis, James Bullard.

"Octubre es una posibilidad", declaró Bullard a Bloomberg Television.

La Fed sorprendió a los mercados esta semana cuando sus encargados de elaborar las políticas decidieron no disminuir su programa de compra de activos, que actualmente asciende a 85 mil millones de dólares por mes, citando preocupaciones por la situación de la economía estadounidense.

"Fue una decisión cerrada en septiembre", señaló Bullard, poniendo énfasis en el rol que jugaron y seguirán jugando los datos económicos en las decisiones de la Fed.

De todos modos, Bullard también advirtió que era posible que los próximos datos volvieran a modificar la discusión sobre el crecimiento económico de Estados Unidos, haciendo referencia a la reunión del 29 y 30 de octubre.

"No estoy diciendo que va a suceder", sostuvo Bullard, aunque dejó claro que la posibilidad existía.

El dólar alcanzó un máximo de sesión contra el yen tras sus comentarios.

Los rumores acerca de que la Fed está evaluando una desaceleración de su programa de expansión monetario han elevado el rendimiento de los bonos gubernamentales en más de 100 puntos básicos desde mayo.

"Las tasas subieron mucho durante el verano (boreal)", dijo Bullard. "Para muchos en el comité eso fue una sorpresa", agregó.

La Fed también tuvo que asegurarse de no perder el foco sobre la inflación, que también se vincula con el empleo.

Las presiones inflacionarias han sido bajas en Estados Unidos, lo que implica una potencial complicación para la Reserva Federal en su intento por abandonar las medidas extraordinarias que tomó en época de crisis.

Una inflación muy baja asusta a los funcionarios de la Fed porque aumenta las probabilidades de que un remezón económico pueda colocar los precios y los salarios en una espiral descendiente

 — REUTERS