2 de abril de 2013 / 11:05 p.m.

BIRMINGHAM • La Reserva Federal podría reducir su plan de estímulo de compra de bonos antes de fin de año si el crecimiento económico de Estados Unidos sigue acelerándose y el empleo mejora más, dijo el martes un alto funcionario del banco central.

El presidente del banco de la Reserva Federal de Atlanta, Dennis Lockhart, dijo que espera que la economía estadunidense se expanda un poco más de 2 por ciento este año, aunque ve algunas posibilidades de que el crecimiento sea todavía mayor.

Al mismo tiempo, Lockhart consideró los recortes presupuestarios a corto plazo de Washington como un riesgo para el desempeño económico a corto plazo. También observó que el mercado laboral estadounidense, aunque está mejor, sigue siendo sólo una sombra de lo que era antes de la recesión.

"Las condiciones en el mercado laboral más amplio están bastante mezcladas", comentó y agregó que aún está cauteloso sobre recientes señales de fortaleza económica.

La economía estadunidense creó 236 mil empleos en febrero, mucho más a lo pronosticado, mientras que la tasa de desempleo cayó a 7.7 por ciento.

"Vimos datos enérgicos en los primeros meses del 2012, seguidos por una debilidad a mitad de año", declaró Lockhart en Birmingham. "De modo que creo que es apropiado estar un poco cauteloso a la hora de extrapolar estas tendencias recientes del empleo. Se necesita de más evidencia", añadió.

Lockhart dijo que la inflación continúa contenida, así como también las expectativas inflacionarias, lo que da al banco central espacio para maniobrar.

Aún así, reconoció que existen costos potenciales por la amplia hoja de balance de la Fed, de cerca de 3.2 billones de dólares, que tiene cerca de cuatro veces su tamaño previo a la crisis.

Con las tasas de interés oficiales ya en cero durante los últimos cuatro años, la Fed está comprando actualmente 85 mil millones de dólares mensuales en bonos del Tesoro y deuda respaldada por hipotecas en un esfuerzo por mantener bajas las tasas a largo plazo para estimular la inversión y el consumo.

Los críticos de esa política afirman que podría alentar la inflación en el futuro, aunque existen pocas evidencias hasta la fecha que respalden esas preocupaciones.

De hecho, se prevé que la lectura preferida de la Fed para medir la inflación será menor a la meta de 2 por ciento del banco central en el futuro previsible.

REUTERS