EDUARDO TORRES | @EDUTORRESR
2 de agosto de 2017 / 06:29 p.m.

Sampaoli y su trabajo con Sevilla y Argentina, Tuchel y el modelo de juego de Dortmund, Spalletti y el juego posicional de su Roma, Maurizio Sarri y el mejor fútbol de Italia y Guardiola con los millones del Manchester City están por debajo de la décima posición que tiene Ricardo Ferretti en el ranking de entrenadores de las últimas 52 semanas.

Probablemente en la práctica, todos los entrenadores anteriormente mencionados sean mejores que Ricardo Ferretti, pero la forma de calificarlos no está necesariamente relacionada al fútbol, sino a resultados que no siempre son medidos por la misma vara. Por ejemplo: las federaciones de Europa y Sudamérica cuentan mucho más a comparación de África o Asia por la dificultad mostrada en estos dos continentes.

Un décimo lugar en el World Ranking es algo bastante significativo, pero como decimos: no necesariamente significa que Ferretti sea mejor que Sampaoli o Guardiola, pero sí ganó más partidos significativos (para este ranking).

Los resultados son muy claros, mirando las finales alcanzadas es sencillo darse cuenta de la trascendencia en los últimos años, pero el valor de un entrenador puede y debe ir mucho más allá de solo la valoración de resultados. La forma menos equivocada de juzgar a un director técnico es ver si ha logrado imponer el modelo de juego y la idea en su equipo, que los jugadores la dominen y la interpreten gracias a los entrenamientos semana a semana, y sin duda Tigres tiene ese sello muy marcado, probablemente para muchos es aburrido pero no cabe duda que ha sido mayormente efectivo.

Haber cambiado esta temporada a 3-4-1-2, el módulo de juego que está de moda, habla también de la adaptación durante los últimos años a las tendencias de fútbol mundial; primero el 4-3-3, 4-2-3-1 basado en juego posicional, y ahora esta línea de 3 con transiciones más rápidas, pero sin abandonar la idea principal de posesión.

Es difícil pensar que Ferretti sea el décimo mejor entrenador del mundo hablando de la práctica, pero el proceso largo y los resultados positivos constantes (aunque se pierdan finales) han tenido como consecuencia esa prestigiada posición.

lgw