ROBERTO FLORES | @BETOFLORES67
30 de enero de 2017 / 04:11 p.m.

Los dos flamantes refuerzos de Tigres para el Clausura 2017 ya están integrados al grupo en los entrenamientos, sin embargo Ricardo Ferretti fue claro al revelar que no arriesgará ni a Eduardo Vargas ni a Luis Advíncula si no están físicamente al cien por ciento.

Tanto el chileno como el peruano ya firmaron sus contratos. Vargas apenas se integró a la práctica este lunes, mientras que Advíncula lo hizo el jueves pasado, por lo que si llegan sus pases internacionales antes del viernes pudieran estar a disposición del “Tuca” para enfrentar a Toluca, pero no es seguro.

“Si les dijera, creo que sí, son jugadores dispuestos, pero no es de que estar pidiendo que hagan de héroes, aquí no hay héroes, los héroes están en el cementerio. Debemos de cuidarlos y no arriesgar a que tengan un tipo de lesión por una falta de condición físico atlética”, afirmó el técnico del equipo campeón del futbol mexicano.

“Tengo que ver los jugadores, tengo que integrarlos y después ya veré a la hora de los entrenamientos la preparación para el día del partido. No coman ansias, así es la vida”.

.- ¿Siente que tiene un problema positivo al tener tantos jugadores de calidad y tenerle complicada para decidir quién juega?
“Siempre he tenido este problema, siempre y más en Tigres, porque la directiva siempre ha estado preocupada en tener buenos jugadores, por esto se ha logrado algo en estos años y no ha sido fácil, y como siempre he dicho la justicia que tengo que aplicar no es para ningún jugador, es para el equipo”, indicó.

Para Ferretti el que un jugador públicamente se queje por falta de minutos no lo inquieta o incomoda, pues él sabe que las oportunidades no se ganan hablando, sino en el día a día, en cada entrenamiento.

“Si llega con ustedes (prensa) y dice yo quiero jugar no pasa nada, todos quieren jugar. Entonces va uno a los entrenamientos y está analizando, viendo actitudes, comportamiento, condición física, talento, integración, concentración, determinación, confianza, entrega, disposición al sacrificio, efectividad y uno escoge 18 y de esos 18 al final 11”, reiteró.

“Hay veces que determino cierto jugador en la misma cascarita previo al partido, llego el viernes con dudas, la cascarita no es para que se maten, pero tampoco pueden echar la ‘hueva’, la verdad, entonces muchas veces ahí tomó una decisión basándome en una de las 20 cosas que todos los días se analizan”.