TOMÁS LÓPEZ
14 de diciembre de 2015 / 07:34 a.m.

Los Tigres compartieron el festejo de campeón con miles de aficionados que los esperaron en la Macroplaza durante seis horas, después de haber terminado la gran final del futbol mexicano.

La celebración sin precedente se vivió durante la madrugada de este lunes, luego de que el equipo regresó a Monterrey tras ganar en serie de penales a Pumas para conquistar el cuarto título en su historia.

La gente desbordó su alegría al arribar los jugadores a las 4:45 horas al escenario instalado en la Explanada de los Héores.

Después de que se escucharan las notas del tradicional “We are the champions”, un mariachi interpretó temas como “El Rey” y “Cielito Lindo”.

André-Pierre Gignac seguía la letra del tema de Queen mientras ondeada una bandera de Francia cedida por un fanático.
Los jugadores mostraron la copa conquistada en el Apertura 2015 y lanzaron camisetas a la muchedumbre.

Aunque elementos como Nahuel Guzmán, Rafael Sobis y Joffre Guerrón tomaron el micrófono, sólo el técnico Ricardo Ferretti dirigió un mensaje a la gente.

“Ya buenos días a todos, a nombre de todos los jugadores, todo el equipo. Muchas gracias por todo su apoyo, que Dios los bendiga, gracias”.

Mientras arribaba el equipo, la gente bailó con la actuación de El Plan y la Banda Furiosa, además de las porristas del club.

Elementos de Fuerza Civil participaron en la tarea de seguridad con una muchedumbre que disfrutó el segundo título en los últimos cuatro años.

La gente rebasó una valla para acercarse a la tarima principal, incluso hubo fanáticos que subieron a la estructura donde estaba la prensa, sin que hubiera problemas mayores.

El equipo comenzó a salir del escenario a las 5:05 de la mañana, media hora después de haber llegado, aunque aficionados detuvieron unos minutos a Nahuel Guzmán para tomarse la foto.