ROBERTO FLORES
11 de noviembre de 2017 / 05:21 p.m.

A miles de kilómetros de distancia del Estadio Universitario, los aficionados Incomparables de diferentes ciudades de Texas y Oklahoma transformaron el Cotton Bowl en una sucursal del Volcán.

Y es que desde tres horas antes del partido amistoso entre Tigres y Pachuca cientos de aficionados felinos se dieron cita en el estacionamiento del viejo estadio mundialista para hacer una fiesta, la tradicional murga que los Libres y Lokps siempre hacen antes de cada encuentro.

Miembros de la tradicional barra auriazul aquí en Estados Unidos de ciudades como Dallas, Houston, San Antonio y Oklahoma City se reunieron en uno de los estacionamientos del estadio mundialista y le pusieron ritmo a la fría tarde.

"¡Rayados, no mates esta pasión, el Clásico es de la gente, no mates esta pasión, eso es discriminacion!", empezaron a cantar los elementos de la porra universitaria.

Muchos aprovecharon para hacer el tradicional "tailgate", con carne asada, discada, pollo, hamburguesas, en fin mucha comida y bebida, además que algunas personas aprovecharon para vender algunos artículos alusivos al equipo de sus amores.

"Tigres ha logrado hacer que personas que no nos conocíamos antes, que somos de Monterrey o municipios aledaños nos convirtamos aquí en una familia, que cada que vienen a Estados Unidos a jugar busquemos la forma de acudir y disfrutar estar junto a ellos", señaló Ricardo Olvera, quién es tigre y vive acá desde hace más de 15 años.

Los Incomparables disfrutaron de la tarde y los momentos previos al partido como si estuvieran en casa, aunque a miles de kilómetros de distancia.

SR

Fiesta felina en Dallas
FIESTA FELINA DALLAS
FIESTA FELINA DALLAS