11 de abril de 2013 / 10:17 p.m.

Barcelona •El financiero estadounidense George Soros advirtió hoy que la actual relación entre los países europeos no es ya entre iguales, sino entre deudores y acreedores, y que en esta situación existe el riesgo de que el euro acabe destruyendo la UE.

En una conferencia en el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona (CCCB), en el noreste de España, Soros analizó la crisis económica y también política en la que está inmersa la UE.

Este inversor, multimillonario de origen húngaro, opina que España, a diferencia de Grecia, ha tratado de gestionar la crisis desde el inicio y "al menos se movió en la dirección correcta, a diferencia de otros países".

Explicó que la Unión Europea nació como una asociación voluntaria de Estados, cada uno de los cuales estaba dispuesto a sacrificar parte de su soberanía por el bien común.

Sin embargo, la situación de la eurozona es hoy bien distinta, ya que sus países miembros se dividen en dos clases: los que prestan dinero y los que lo necesitan.

"Hay unos acreedores que son los que mandan y unos deudores que asumen una postura inferior y subordinada", una situación que Soros considera "inaceptable políticamente".

El presidente del fondo de inversión Soros también criticó así como las políticas restrictivas y de austeridad que se aplican para intentar salir de la crisis, lo que, a su juicio, está abocando a Europa a "una recesión que se está convirtiendo en depresión".

"Existe el riesgo de que el euro destruya la UE y eso para mí sería una tragedia de proporciones históricas", advirtió.

Esta preocupación por la deriva europea ha llevado al financiero a crear en Barcelona una de sus fundaciones para Europa, la Fundación Sociedad Abierta ("Open Society"), para tratar de evitar que el continente siga avanzando "en la dirección inadecuada".

"El objetivo es que Europa recupere el espíritu de la solidaridad y la cooperación, que es la base originaria de la UE y que ahora se ha sustituido por hostilidad mutua", subrayó.

Ante unos 400 asistentes, que han llenado el aforo del teatro del CCCB, Soros ha incidido en que las políticas restrictivas de la UE en materia económica son "contraproducentes", aunque se ha mostrado convencido de que los dirigentes europeos no lo hacen "con mala intención".

En este sentido, aseguró que "cada vez hay más pruebas y es más evidente que tarde o temprano se producirá un cambio" y que Europa reconocerá que "hay algo que ha hecho mal" en su doctrina económica.

Soros, que ha respondido a numerosas preguntas de los asistentes, comentó que la estrategia europea con respecto a Grecia "ha sido un desastre desde el principio" y que la problemática del país heleno se podría haber solucionado fácilmente y "con poco esfuerzo" si hubiera habido voluntad política.

"La crisis europea es una especie de crisis autoinfligida. Es como una pesadilla", remarcó.

Soros ha querido diferenciar la situación de España de la de Grecia, al indicar que este último país "rompió las normas del Tratado de Maastrich" y "abusó" del sistema.

España es un país "con virtudes y un sistema prudencial" que ha tratado de gestionar la crisis desde un inicio, dijo Soros.

EFE