25 de febrero de 2013 / 01:59 p.m.

 

Los últimos cincos años el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) ha registrado una difícil condición financiera derivada de la situación económica en el mundo y proyectos inconclusos, que lo han llevado a una crisis interna, al grado de que se encuentran en riesgo de incumplir los pagos de su deuda.

De acuerdo con el reporte de la Auditoría Superior de la Federación (ASF) de 2011, el Fonatur ha tenido un “endeudamiento excesivo” que llegó hasta los 4 mil 162 millones de pesos, situación que se complica por la ausencia de utilidades en su operación.

En el periodo de 2008 a 20011, el fondo suma pérdidas económicas por 2 mil 618 millones de pesos, “derivadas de un mercado de ventas deprimido y reflejo de la situación económica mundial; resultado de ello es el riesgo para cumplir con sus obligaciones”, señaló la ASF.

Fue en 2011 cuando el organismo gubernamental tuvo sus mayores pérdidas al respecto, ya que registró una cifra de mil 521 millones de pesos, seguido por 2010, con 501 millones de pesos, y 2008, con 338 millones de pesos.

En referencia al incremento en la deuda que ha tenido Fonatur en los últimos cinco años, se desprende que ha reportado la necesidad de financiar sus operaciones con créditos para hacer frente a las obligaciones de pago, con lo cual ha solicitado subsidios fiscales a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

Durante 2011, la SHCP otorgó subsidios al fondo por un total de mil 586 millones de pesos, de los cuales 65 por ciento se aplicó para gastos de operación, inversión física, amortización y costo financiero de la deuda externa.

Resulta imperativo que la administración del Fonatur se ubique en punto de equilibrio, ya que de otra manera estará con la necesidad de requerir más subsidios del gobierno federal para el pago de sus compromisos, señaló la Auditoría.

Esta situación financiera del fondo ya ocasionó mayores problemas, ya que actualmente no cuenta con los recursos necesarios para para mantener la operación de su proyecto el Centro Integralmente Planeado (CIP) de Playa Espíritu, en Sinaloa, “por lo que tendría la necesidad de solicitar subsidios a la SHCP”.

Adicionalmente, esta obra turística cuenta con numerosas deficiencias, que son un acceso complicado y carencia de un aeropuerto, por tanto requerirá de inversiones adicionales; asimismo, no se identifica una motivación para que el proyecto sea atractivo y diferente a otros desarrollos internacionales, indicó la ASF.

La Auditoría indicó que otro de los errores de esta obra son que la venta de los lotes está dirigida a un mercado internacional actualmente deprimido y la comunidad de Escuinapa, Sinaloa, en donde se lleva a cabo el CIP, no tiene la infraestructura mínima para cubrir las necesidades del personal que se requiere en labores de apoyo turístico y de hotelería.

Adicional a este escenario, el proyecto turístico de Playa Espíritu ha tenido un incremento en su costo de construcción de 144 por ciento, para ubicarse en 2010 en 11 mil millones de pesos, “además, el desarrollo requiere de inversiones adicionales como son un aeropuerto, carreteras e infraestructura en la región”.

En un inicio, en 2008, el gobierno federal había estimado una cifra de aproximadamente 4 mil 500 millones de pesos.

 — ROBERTO VALADEZ