JUAN LARA - @JUANCHOL7
11 de septiembre de 2015 / 12:39 p.m.

En su corta estancia en el balompié mexicano, André-Pierre Gignac ha demostrado ser uno de los delanteros con más clase y letal. Sin embargo, el francés también ha dejado muestra de que puede ser utilizado en otra posición.

Gignac cambió los goles por las atajadas. En la tradicional ‘cascarita’ realizada los días antes de los partidos, el galo se colocó los guantes de portero y trató de detener los embates de los delanteros felinos.

Vía Twitter, el club auriazul difundió una imagen de Gignac con la casaca de portero e intentando parar un disparo de Joffre Guerron.