EDUARDO TORRES |  @EDUTORRESR
1 de agosto de 2018 / 06:03 p.m.

En los partidos que hemos podido ver de Tigres, contando los de pretemporada, hemos notado que André-Pierre Gignac ya no se sale tanto del área, no tiene esa tendencia marcada de estar muy cercano al extremo izquierdo o estar prácticamente como mediapunta, sino que está mucho más fijo entre centrales.

Es la versión más pura como centrodelantero que hemos visto de Gignac en los tres años que lleva en el equipo. Normalmente se le pedía que buscara hacer la jugada, incluso siempre se habló de sus socios, que han sido: Sobis, Ismael Sosa, Edu Vargas e incluso Zelarayán en algún momento.

A partir del torneo Apertura 2017, ahora parecía ser él el socio de Valencia, el que lo surtía de balones, tomó un rol secundario o por lo menos con una disminución de protagonismo de cara al gol.

Esto hacía notar a Gignac como un jugador mucho más completo, que jugaba totalmente para el equipo, y debo ser sincero: aunque haya hecho los goles que ha hecho, no me lo imaginaba con un rol totalmente de finalizador. Me da la sensación de que se desespera porque quiere la pelota, quiere ese contacto constante con la jugada, pero parece que Ricardo Ferretti, en su planeación de temporada, le dará menos oportunidades de entrar en contacto con el balón, menos oportunidades de gol, y le tocará a Gignac ser más certero, una situación que ya ha demostrado en los dos partidos de liga.

Contra León tuvo dos tiros bloqueados, un tiro fuera del arco y uno a portería, anotó un gol. En la fecha anterior que jugaron frente a Tijuana sumó dos tiros a puerta y un gol. Ha demostrado una gran eficiencia en su rol de centrodelantero.

Para que un jugador funcione bien en este rol de ser un finalizador, necesita que la mayor parte del equipo juegue en función de entregarle algunos balones cómodos, sobretodo me refiero a los extremos y a los interiores o mediapunta.

Hemos visto a Aquino ponerle el centro del gol frente a Tijuana, a Zelarayán asistiendo ante León, Rafael Carioca le puso el centro en el remate de tijera que hace frente a Xolos y Damm también frente a Tijuana lo buscó en diferentes ocasiones.

Pero hay que hacernos una pregunta: ¿esto conlleva algún riesgo? La respuesta es directa: sí. Y a continuación explico los motivos:

En otras ocasiones, quien jugaba por derecha era Ismael Sosa o Enner Valencia, que de forma evidente tienen más gol que Damm, y de esta forma se repartía más la responsabilidad de anotar, no recae solo en Gignac. Incluso cuando se jugaba con línea de tres, estaban arriba Valencia, Vargas y Gignac, los tres son jugadores de gol y cualquiera podría cubrir esa parte de la finalización, ahora estás bajando de tres o dos opciones a solamente una.


Las temporadas TOP en goles de Aquino, Damm y Zelarayán:

Aquino: 7 goles en la 15/16, 5 goles en la 16/17 y en la 17/18 la misma cantidad.

Damm: 5 goles en la 16/17, 3 en la 15/16 y la misma cantidad en la 13/14

Zelarayán: 8 goles en la 16/17, 5 goles en 2015 y 4 en 2014


Ricardo Ferretti tomó una decisión arriesgada con el nuevo rol de Gignac, pero que hasta ahora le da resultados muy positivos. ¿Le durará así la mayor parte de la temporada?