ROBERTO FLORES | @BETOFLORES67
7 de febrero de 2017 / 03:11 p.m.

André Pierre Gignac ha sido en muy poco tiempo la mejor contratación de Tigres en los últimos tiempos, llegó como subcampeón de goleo de la liga de Francia y causó un impacto inmediato en la cancha revolucionando no sólo a los felinos, sino también a la Liga MX.

Sin embargo, hoy vive momentos apremiantes. En sus primeros 31 partidos de torneo regular anotó 24 goles, pero en los últimos 19 encuentros ha marcado apenas 5. Literalmente ha pasado de “la Gloria al Infierno”.

Desde su llegada en el Apertura 2015 el atacante francés ha sido fundamental en la conquista de dos campeonatos de Liga, uno en el Apertura 2015 y el reciente del Apertura 2016, convirtiéndose en un auténtico “matón” de sus rivales en las Liguillas.

En el Apertura 2015 marcó cuatro goles en esa Liguilla, siendo el más importante el del tiempo extra ante Pumas en la Final que obligó a irse a los penales; mientras que en la del 2016 se destapó con seis anotaciones en esta fase para guiar a los felinos a su quinto título de Liga.

De hecho, “Dedé” es ya uno de los máximos anotadores en la Fiesta Grande con 10 goles en 14 partidos. Sólo en la Liguilla del Clausura 2016 no marcó al irse en blanco en los dos partidos de Cuartos de Final frente a Monterrey.

En total, André Pierre Gignac ha jugado 64 partidos de Liga, incluyendo Liguilla, con la casaca 10 de Tigres en los cuales ha marcado 39 goles; mientras que también ha visto acción en torneos internacionales, tanto Copa Libertadores como Concachampions, suma 11 partidos y 5 anotaciones.

Los torneos de Apertura 2015 y el Clausura 2016 fueron su punto más alto en cuanto a productividad goleadora. En el primero marcó 11 goles y en el segundo 13, siendo en éste en el que se coronó campeón goleador y además le valió para ser galardonado con tres balones de oro por la Liga MX.

Lamentablemente para el francés, los defensas rivales parecen haberle tomado la medida conforme han pasado los encuentros, ya que en el Apertura 2016 y en lo que va del Clausura 2017 las cosas les han sido muy difíciles.

Mucho se ha hablado que a Gignac le ha pesado la falta de una pretemporada adecuada en el verano anterior, pues mientras sus compañeros la hacían en la Riviera Maya en julio, él se encontraba con la selección de su país jugando la Eurocopa en la que salió subcampeón, pero en la Final tuvo una jugada que pudo darle el título, pero estrelló su disparo en el poste rival.

También se platicó mucho de que ésta acción en particular le pesó anímicamente y por ello vino abajo su producción goleadora, ya que en el torneo anterior marcó cuatro goles en sus primeros cuatro partidos, pero después volvió a marcar hasta la fecha nueve de penal frente a Puebla.

Desde entonces, el goleador felino suma ya 11 juegos consecutivos de torneo regular sin marcar gol, siete del torneo anterior y cuatro del presente Clausura 2017, por lo que se le ve desesperado en la cancha, reclamando a sus compañeros, peleando con los rivales y los árbitros, salvándose incluso de tarjetas rojas merecidas.

Justo antes de la Liguilla anterior Gignac se sometió a un tratamiento de hipnosis con John Milton y fue todo un suceso, pues en la Liguilla se destapó con seis goles, principalmente los tres que le marcó a Pumas en la Vuelta de los Cuartos de Final.

Sin embargo, pareciera que el “efecto Milton” se terminó por completo, ya que una vez más está sumergido en una sequía goleadora que alarma no sólo a los aficionados Incomparables, sino a jugadores y cuerpo técnico.

Y es que aunque André busca de todas formas anotar y sigue siendo un peligro para las defensas rivales abriendo espacios a sus compañeros, la realidad cruda y dura es que su puntería ha estado desviada en los últimos 19 partidos.