SAÚL RODRÍGUEZ | @ELTOROSPORTS
1 de febrero de 2017 / 02:46 p.m.

A pesar que por fuera de la cancha André-Pierre Gignac es una persona tranquila, dentro del campo su carácter cambia por la pasión del juego, así lo reveló su propio compañero de Tigres, Jürgen Damm.

En entrevista exclusiva en La Hora de Willie en RG La Deportiva, el veloz volante afirmó que el ‘Bomboro’ debe tener la cabeza fría durante los juegos, pues llegará el momento en que tenga repercusión con los árbitros.

“Creo que es su forma de ser. Como persona, fuera de la cancha, es un gran ser humano, pero obviamente entrando a la cancha uno se transforma, quiere ganar, se enoja por cualquier cosa y es entendible. Obviamente tiene que calmarse un poco porque los árbitros van a llegar a un punto en que lo van a expulsar.

“Creo que eso es por querer ganar, hacer las cosas bien, y eso demuestra que está metido, que no le vale el partido. Se enoja cuando no le sale una jugada, cuando le marcan algo mal, y pues eso si que le baje un poco para que los árbitros no lo tomen tan a mal. Pero sí nos motiva el hecho de que está metido y que está entregado al equipo”, manifestó el camisa 25.