EDUARDO TORRES | @EDUTORRESR
7 de noviembre de 2017 / 05:40 p.m.

Uno de los problemas más grandes de Tigres ha sido el enlace entre el mediocampo y los atacantes centrales, solucionar eso no está en evadir la situación, lo que Ferretti tenía que hacer era ocupar la zona, pero ¿quién podría realizar esa función?

Se han utilizado a Zelarayán, incluso a Ismael Sosa y recientemente a Edu Vargas, y con el chileno había parecido suficiente para cubrir esa zona, sin embargo en los últimos partidos fue evidente un declive por dos aspectos: falta de extremos y mala ocupación del espacio.

Rafael Sobis se convirtió en un jugador insustituible, sus números en goles o asistencias algún otro podría cumplirlos, pero el entorno futbolístico favorable que provocaba para el delantero y el apoyo con el extremo izquierdo eran situaciones ausentes desde su partida.

Contra Necaxa, André-Pierre Gignac se convirtió en Rafael Sobis colocándose como un delantero retrasado, una especie de mediapunta que surgía desde el interior izquierdo para convertir el supuesto 4-4-2 inicial a un 4-3-3 en la transición ofensiva.

Esto creaba más líneas de pase que solucionaban los siguientes problemas:

Mediocampo rival angosto: con Luis Pérez e Iturra estaban compactos, aún con el apoyo de Barragán o González para formar un 4-5-1 en fase defensiva. Con Gignac en esa zona, se acercaba para ser línea de pase de Carioca y Javier Aquino.

Ataque por la banda izquierda: Torres Nilo defiende la pérdida, Gignac y Aquino atacan juntos con cualquiera de los 2 teniendo la posibilidad de entrar al área, tal como ocurrió en 2 ocasiones en el francés, una apenas desviada y otra atajada por Barovero.

Hacer al equipo más corto: utilizar 2 interiores te permite 2 diferentes alturas en el mediocampo, la primera con Carioca y la segunda con Chaka y Gignac cercanos a Valencia y los extremos, esto provoca que los pases sean más cortos, menos conducciones frontales y menos probabilidades de pérdida.

Ricardo Ferretti decidió utilizar este esquema en transición ofensiva por la titularidad de Damm en ausencia de Vargas, ¿se volverá una constante o sería sólo un recurso para enfrentar a Necaxa? Para liguilla puede ser una herramienta para brindarle a todo el equipo, y sobretodo a la ofensiva, el mejor ataque.





gw