AP
11 de diciembre de 2013 / 04:48 p.m.

General Motors Co. anunció el miércoles que dejará de fabricar vehículos y motores en Australia para finales de 2017, lo que significa la eliminación de casi 2.900 empleos, debido a los altos costos de producción y a la competencia.

La decisión pudiera ser el fin de la fabricación de vehículos en Australia porque el sector es demasiado pequeño para apoyar negocios como fabricantes de piezas. Por su parte, Toyota Motor Corp. anunció que estudia su futuro en Australia y un sindicato dijo que 50.000 empleos en el sector de piezas también están en peligro.

Holden, filial australiana de GM, dominó en su tiempo las ventas en el país, pero ha perdido cuota de mercado ante los vehículos importados. Ford Motor Co., que fue el mayor rival de Holden en Australia, anunció en mayo que detendría la producción en 2016. Toyota es el único otro fabricante de carros en el país.

El anuncio de GM se anticipaba desde hace meses. El gobierno está bajo una fuerte presión política para ofrecer más subsidios a GM para que no cierre sus operaciones.

"La decisión de detener la producción en Australia refleja una combinación de influencias negativas que enfrenta la industria, como el fortalecimiento del dólar australiano, el alto costo de la producción, lo pequeño del mercado interno y el mercado mundial, ahora más competitivo y fragmentado", expresó en un comunicado Dan Akerson, jefe ejecutivo de GM.

Holden, que lleva 65 años fabricando vehículos en Australia, se convertiría en una compañía de ventas, dijo.

El anuncio se hizo el mismo día que GM anunció que Akerson será reemplazado por Mary Barra al frente de la compañía el 15 de enero.

Mike Devereux, presidente del directorio de GM en Australia, dijo que la prioridad durante los próximos cuatro años es asegurar la mejor transición posible de los empleados en los estados de Australia Meridional y Victoria.