16 de mayo de 2013 / 06:24 p.m.

El gobierno federal no establecerá ninguna política de rescate a las desarrolladoras de vivienda que enfrentan fuertes problemas financieros, aun cuando son las más grandes del país, aseguró el titular de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), Jorge Carlos Ramírez Marín.

Destacó que las empresas con problemas (Geo, Urbi, Homex y Sare) no son todo el sector, el cual no se encuentra en crisis y por el contrario, tiene perspectivas positivas.

""Esas cuatro empresas no son el sector vivienda; número dos, ninguna política nacional puede ajustarse a una tarea de rescate individual de empresas por grandes"", dijo el funcionario federal.

En un encuentro con representantes de la Comisión Nacional de Vivienda de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), Ramírez Marín resaltó que el gobierno federal reconoce la importancia del sector, por lo que interviene en diversos aspectos que afectan a la industria.

Mencionó que en la última semana, la Sedatu sostuvo diversas reuniones con instituciones, después de que empresarios acusaron que algunos bancos estaban haciendo quitas o "cobro chino" derivado de la incertidumbre generada por la situación de las grandes desarrolladoras.

""No hay ninguna justificación para ese nerviosismo de la banca comercial, ninguna, ni el monto de las deudas que tienen Urbi, Geo y Homex no se justifica para aplicar medidas generales"", apuntó.

Aseveró que el sector, por el contrario, demuestra rapidez de adaptación y actividad; además, una buena parte de los apalancamientos son muy activos, lo que indica que no son empresas que estén en crisis de ninguna manera.

""Es injustificada esta actitud, estamos interviniendo directamente. Incluso con las empresas emproblemadas la Secretaría de Hacienda está dirigiendo directamente que los procesos puedan ocurrir sin abusos ni de una parte ni de otra"", puntualizó.

El funcionario federal aseguró también que las reglas de operación del sector vivienda para 2014 se publicarán a finales de este mes, como lo mandató el Ejecutivo, a fin de que los desarrolladores tengan tiempo suficiente para ajustarse.

La tres constructoras mexicanas más grandes agobiadas problemas de liquidez

— NOTIMEX