28 de agosto de 2013 / 04:09 p.m.

México  • Ex gobernador del Banco de México, ex representante de México en el FMI, ex secretario de Hacienda y Crédito Público y ex secretario de Comunicaciones y Transportes. Conoce como pocos los pasillos de las finanzas de este país y los mecanismos que mueven la economía nacional. Desde el directorio de Banorte comandó la mayor colocación de deuda del mercado mexicano —32 mil millones de pesos— y ahora impulsa un foro de negocios para potenciar las inversiones, al juntar en la misma mesa a funcionarios públicos y empresarios.

¿Por qué no se logra entibiar la economía mexicana?

En la primera parte del año hemos tenido un crecimiento muy bajo, en parte por un entorno internacional muy complicado que está afectando todos los mercados emergentes; de hecho, las estimaciones de crecimiento para todo país emergente se han ido a la baja. También con el cambio de administración hubo un recorte presupuestal porque salió con déficit cero, siendo que el año pasado había sido positivo. Además, otro factor: el INEGI hizo un cambio de base. Antes era con base en 2003 y ahora a 2008, que, recordemos, fue un año atípico.

Nos tocó entonces una combinación de factores externos e internos…

Es correcto, y esperamos que se corrija. Nosotros bajamos la estimación de crecimiento a 1.7 por ciento en esta primera parte del año y para la segunda mitad debe ser mejor, ya que los últimos datos de comercio exterior y de exportaciones de manufacturas empiezan a repuntar. Los datos que manejamos en el banco apuntan a una gradual recuperación.

¿Qué escenario ven desde Banorte?

Para 2014, con todas las reformas estructurales —a pesar de que obviamente falta ver lo de las leyes secundarias— se va a incrementar el crecimiento potencial del país.

¿Qué opina de las reformas anunciadas?

Son muy importantes y el impacto sobre el crecimiento se da en distintos plazos: para la reforma educativa, que es la fundamental, obviamente el impacto será a mediano plazo; en cambio, la reforma energética —si se aprueba en los términos en que la planteó el Ejecutivo— puede generar un impacto en uno o dos años y empezar realmente con un flujo de inversiones muy importante. Creo que todas las reformas son cruciales; es muy difícil decir esto va a contribuir en 0.2 o 0.3 por ciento de crecimiento potencial, pero sí sabemos que va en la dirección correcta.

Hay algunas especulaciones de que el país va rumbo a la recesión…

No, una recesión es sinónimo de un crecimiento negativo y eso no está de ninguna manera presente.

¿Qué potencial tiene el sector de seguros en el país que los llevó a buscar fondos con esta colocación récord de acciones a escala mundial?

En esta colocación destacamos tres elementos fundamentales: que México tiene una historia interesante y un buen proyecto; que la penetración del sector financiero es muy baja y hay un enorme potencial, y Banorte, que con esta colocación puede tener una base de capital firme y aspirar a tener un crecimiento importante en los próximos años.

La penetración en seguros es muy baja en México. El total de primas que se ha vendido en México es de alrededor de 3 por ciento del PIB, lo que es menos de la cuarta parte del promedio de la OCDE. Hay un potencial muy fuerte.

¿Qué crecimiento esperan en los próximos años en Banorte?

Queremos ser el mejor banco de México.

...pero eso es un poco subjetivo...

No es subjetivo, ese juicio lo emiten los clientes y esto es lo que nos da la medida de nuestro crecimiento y nuestro éxito. Hace 10 años éramos un banco que era la quinta parte de lo que somos, entonces el hecho de que hemos crecido pues quiere decir que algo estamos haciendo bien.

Hoy son el tercer banco en el país, ¿aspira a ocupar el lugar dos o el uno?

En la medida que hagamos bien las cosas, pues seguramente sí.

 — BÁRBARA ANDERSON