7 de marzo de 2013 / 11:38 p.m.

De los 18 prestamistas examinados, todos -excepto Ally Financial- cumplieron con el colchón de 5% de capital exigido en las severos exámenes realizados por la Fed.

 

Washington • Los bancos estadunidenses poseen el capital suficiente como para resistir un severo bajón económico, dijo la Reserva Federal, y solamente una de las grandes entidades no logró superar las pruebas de tensión de los reguladores.

De los 18 prestamistas examinados, todos -excepto Ally Financial- cumplieron con el colchón de un 5 por ciento de capital exigido en las severas "pruebas de tensión" llevadas a cabo por la Fed.

"Los grupos bancarios más grandes del país (...) están colectivamente en una posición de capital más fuerte que antes de la crisis financiera", aseguró la Fed en un comunicado.

El agregado de la medición clave de capital Tier 1 de los 18 bancos tocaría un mínimo de un 7.4 por ciento bajo el escenario hipotético de tensión. Ese nivel es mucho mejor que el 5.6 por ciento a finales del 2008, según la Fed.

El escenario de tensión incluye un desempleo máximo del 12.1 por ciento, una caída en los precios de las acciones de más de 50 por ciento, un declive en los precios de las casas de más de 20 por ciento y un fuerte choque en el mercado para las mayores firmas de intermediación.

"Las pérdidas proyectadas en los 18 grupos bancarios totalizarían 462 mil millones de dólares durante nueve trimestres del escenario hipotético de tensión", dijo la Fed en su comunicado.

Dos bancos de Wall Street, Morgan Stanley con 5.7 por ciento y Goldman Sachs con 5.8 por ciento, mostraron los dos resultados más bajos por encima del umbral de 5 por ciento. Fueron seguidos por JPMorgan con 6.3 por ciento.

Con un 1.5 por ciento, Ally Financial fue el único prestamista en no cumplir con el objetivo del 5 por ciento. Conocido previamente como GMAC, Ally pertenece en 74 por ciento al Tesoro estadunidense luego de ser objeto de una serie de rescates durante la crisis financiera.

Las pruebas de tensión anuales de la Fed quedaron establecidas por la ley de reforma financiera Dodd-Frank del 2010 y buscan determinar en parte si los bancos pueden comenzar a devolver el dinero prestado de los accionistas en la forma de dividendos o recompras de activos.

A diferencia del año pasado, la primera serie de resultados no considera el impacto de ninguna de estas devoluciones. El rechazo de la Fed en el 2012 a un aumento de dividendos de Citigroup provocó un desplome de sus acciones.

A fin de evitar una debacle similar, la Fed dará a los bancos 48 horas para modificar cualquier plan de capital que puedan haber definido.

La semana próxima, la Fed publicará la segunda fase de sus resultados de las pruebas de tensión, esta vez con la propuesta acción sobre capitales.

REUTERS